Un cuento triste.

Érase una vez una bella princesa que vivía recluída en lo alto de una alta torre en un viejo castillo… Bueno, en realidad no era ni tan bella, ni tan princesa, era una mujer hecha y derecha, con sus miles de defectos y algunas virtudes, pero con varias ideas propias. Y en realidad no era una torre ni un castillo… pero a los efectos de éste cuento haremos algunas licencias poéticas.

Érase una vez, una bella princesa que vivía encerrada en lo alto de una alta torre. La princesa se había cortado su largo pelo por miedo a que algún príncipe descarado osase treparse por su ventana. Hacía largo rato que ya no le interesaban los príncipes. Al fin y al cabo ¿qué merito tiene un príncipe más que haber nacido en cunita de oro y calzar elegantes trajes y bellas sonrisas? No, hace rato que no soñaba con príncipes valientes, sino con caballeros trabajadores y responsables (lo cual al fin y al cabo resulta más complicado que soñar con unicornios multicolores…)

Bueno, entonces… Érase una vez una princesa que vivía encerrada en lo alto de una torre, con su pelo bien corto, por las dudas, y con su corazón bien guardado en una cajita de cristal. Después de algunos golpes, moretones y raspones, había decidido resguardarlo lejos de la mirada de los incautos, y en el fondo del freezer para que se conservase mejor.

Resumiendo: Érase una vez una princesa que vivía en lo alto de una torre, con su pelo bien corto y su corazón bien guardado en una cajita de cristal en el freezer. Pero con wifi, por las dudas. Sucedió que un día, llegó a su puerta, o a su ventana, o a su pantalla, un esbelto y alto caballero, con una hermosa sonrisa que la dejó un poco atontada, como no podía ser de otra manera. O muy atontada. Tanto que a fuerza de mensajes, llamados telefónicos, palabras lindas y encuentros, la convenció de sacar su ajado corazón del freezer, y abrir la cajita de cristal. La princesa primero intentó resistirse a sus encantos, pero el caballero se lo tomaba como un desafío, e insistía con sus gestos. Mientras tanto el helado corazón de la princesa empezaba a derretirse, lentamente.

Érase una vez una tonta princesa, que se hacía la fría y la mala, pero que se dejó convencer por un apuesto y alto caballero de sacar su corazón del freezer antes de tiempo. Ella sabía que se estaba apurando, pero sabía también que no podía evitarlo. Hacía tanto que no sentía su corazón latir dentro de su pecho que… le resultaba tan tentador soñar un poco…

Érase una vez una tonta princesa que recordó rápidamente porqué había guardado su corazón en una cajita de cristal en el freezer. Recordó prontamente que muchos caballeros aman los desafíos, y cuanto más alta sea la torre en la que se encierra la princesa, y más frío esté su corazón, más se empecinan en descongelarlo con palabras dulces y tiernos abrazos, pero más velozmente se aburren cuando lo encuentran al alcance de su mano y a temperatura ambiente.

Érase una vez una tonta y triste princesa que volvió a guardar su maltrecho corazón en una cajita de cristal y bien al fondo del freezer, mientras mojaba el piso de su torre con dos o tres lágrimas congeladas, jurándose no volver a sacarlo de ahí por un largo tiempo (y deseando que no fuera cierto).

Fin.

 

Reencuentros

 

Freud dice que el encuentro con el Objeto, el Objeto de Deseo, el Objeto de Amor, es siempre en el fondo un reencuentro. Una reedición de aquellas Primeras Experiencias de Satisfacción, de los primeros Amores. Por lo general los Psicoanalistas cuando hablamos de éstas cosas pensamos en el Edipo. “Siempre se vuelve al primer amor” dicen. Las primeras figuras de amor: Mamá, Papá. Pero las figuras son eso: figuras, funciones, espacios vacíos. Y por tanto son también intercambiables.

Pasé años y años de Diván tratando de entender QUÉ buscaba. Por qué siempre elegía hombres tan diferentes a Papá. Mi viejo, un tipo cabeza dura, laburador, un poco básico para algunas cosas. Inteligente pero con los pies muy sobre la tierra. Y sin embargo yo siempre me enganchaba con cualquiera que me vendiera un pedacito de nube y una excusa para volar. Primero un Músico, después un Cineasta, después un Escritor. Todos bohemios, soñadores, chamuyeros, infantiles, VAGOS.

Casi casi el opuesto a Papá.

El único rasgo de Mi Padre que siempre me resultó irresistible en los hombres son los ojos claros. Me puede un par de ojos claros, cuanto más expresivos mejor. Pero ¿Y el resto? ¿Qué es lo que busco? ¿Por qué tan perdida?

En el último tiempo sin análisis y en mis ratos de reflexión a solas empecé a pensar que yo elegía en Identificación a mi Padre. En vez de buscar un Hombre-como-él… era YO la que asumía ese rol. La que laburaba, producía, tenía los pies bien la tierra. Típico de la Histeria, diría algún colega Francés, asumir la posición Femenina en Identificación al Padre, al Hombre (con razón nuestra vida es un quilombo)… Pero y entonces ¿Qué busco? ¿A quién?

En estos últimos días, y en las charlas con un Caballero que me tiene algo atontada se me vino algo a la cabeza.

Y recién termino de hacer Clic.

Lo que se llamaría un Insight.

No es Papá. No es Mamá.

Es EL Hombre. Es EL Padre (de mi Madre). Aquel al cuál ella probablemente nunca soltó y no se canse nunca de llorar, aunque hace más de 30 años que ya no esté en éste mundo. Un tipo Excepcional. O excepcionalmente idealizado por ella, que es la que me transmitió lo que no es posible recordar. Él, que falleció a mis 4 años, del cual guardo apenas dos o tres recuerdos, probablemente encubridores. Él que era un Romántico total, un tipo culto, lector, conocedor de las letras, la filosofía, el arte, la historia. Él que me hacía escuchar a Vivaldi o sentarme durante horas a mirar bien de cerca las rosas para aprender a apreciar la belleza, o se pasaba tardes enteras contándome cuentos. Eso es lo que busco. Ese abuelo que -según las palabras de mi madre- me adoraba. Su primer nieta, a sus 72 años, el amorcito de su vida, como decía él. Esta nena es tan linda y tan dulce -decía- que alguna vez va a hacer muy feliz a un hombre.

¿Cómo olvidarse de ésas palabras de las que, sin embargo, hasta hace unos días no me acordaba?

No, no somos iguales.

 

Anoche salí con un Senior muy interesante, muy inteligente él. Nos sentamos a tomar un café, conversamos, pasamos un buen momento. Después del café nos levantamos y empezamos a caminar, él proponiendo ir a un lugar más “calentito” porque decía tener frío (no lo hacía y yo estuve un poco lenta al no registrar que era su torpe manera de pretender que lo invitara a mi casa. No lo hubiera hecho por otro lado) Caminamos y caminamos, él diciéndome que eligiera el lugar yo esta vez, yo sintiéndome un poco incómoda por el hecho de que doy por supuesto que en una primera cita ÉL VA A INVITAR y como yo no sé cual es su presupuesto se me complica pensar qué lugar elegir. En algún momento dijo que había visto “una pizzería barata” por la zona y caminamos tratando de encontrarla, pero sin éxito. La situación se puso incómoda, no porque me moleste lo de “pizzería barata” sino porque ya no entendía lo que quería y se me empezaban a ir las ganas. Yo SI tenía HAMBRE. Ya eran las 23.30 y seguíamos caminando sin rumbo. En algún momento le pido que me diga qué es lo que quiere hacer, que ya no entendía y que yo no me sentía cómoda eligiendo por él ni disponiendo de su presupuesto.

-ah… es que yo acostumbro a que cada uno pague lo suyo…

dijo, e hice un silencio. Si me hubiera visto la cara seguro abrí los ojos como el dos de oro.

-Si somos iguales… -siguió- estamos en la misma situación. Yo también estoy separado, me mudé hace poco, tengo mis dificultades económicas – y bla bla bla…

En ese momento no le respondí, pero su frasecita “Si somos IGUALES” me quedó resonando en la cabeza. Creo que detesto el seudo-feminismo más aún que al machismo. NO SENIOR, NO SOMOS IGUALES. No es LO MISMO ser MUJER que ser HOMBRE. No se trata de ESO. No son iguales las posibilidades laborales, ni las de sueldo. Ni te toman en cuenta igual para un puesto, ni te dan los mismos derechos. No es lo mismo en la casa, cuando la que cambia pañales, da la teta y las mamaderas y todo eso es MAMÁ y no PAPÁ, a lo sumo ellos se sienten unos santos si “te ayudan” o “te dan una mano” (dando por supuesto que las responsabilidades son todas tuyas). No es lo mismo cuando vos podes salir a trabajar tranquilo todos los días y yo tengo que hacer malabares cuando hay paro en el jardín, o se le murió el abuelito a la niñera. No es lo mismo cuando vos venís a una cita directo desde el trabajo, porque te quedaba más cómodo en remera deportiva y sandalias y yo antes de salir en una cita me depilo, me compro una remerita o una ropa interior, me doy un buen baño, me perfumo, me pinto las uñas, me peino, me calzo el jean ajustado o la pollerita, me subo a los tacos, me maquillo, me plancho el pelo etc, etc.

No Seniores. No es LO MISMO.

A otra perra con ese hueso.

Un Millón de Primeras Citas

Hace más o menos un año que vivo de primera cita en primera cita. Me aburren. Cuando no me aburren se comportan como ratas, o como pelotudos, o no me gustan ni un poco, o besan como el culo, o cogen peor. A esta altura ya no sé, si son ellos o soy yo. Que digo que quiero conocer a alguien que valga la pena, que me interese para algo más, pero a la vez no hay uno que me venga bien. Me pasé el invierno prácticamente encerrada, mirando pelis y comiendo, sin ganas de un pelotudo más, sin ganas de salir a cagarme de frío al pedo. Ahora que volvió el calorcito volvieron las ganas de salir, pero parece que no tanto. Parece que estuviera todo el tiempo buscando la excusa para tacharlos de la lista, para volver a casa con mis pelis, mis libros, mi paz. ¿Será que me estoy volviendo demasiado exigente? ¿Será que en el fondo no tengo tantas ganas de salir de la cueva? ¿Será que al final me da miedo darle una oportunidad a alguien?

Tal vez sea, un poco, en parte.

Tal vez que sea que las experiencias pasadas dejan aprendizajes, pero también miedos. Miedo a repetir los errores, miedo a volver a elegir como el culo. No tengo apuros, estoy bien sola, no me jode la soledad, son las frases que me repito como un mantra.

Pero a la vez extraño.

Extraño la complicidad de fundirse en un abrazo de esos que parecen arreglarlo todo por un instante. Extraño esos besos que te quitan la respiración, extraño las risas compartidas, las noches largas, las caminatas bajo la luna.

Pero como viene la mano todo eso va a tener que esperar, un poco más.

Quién sabe cuanto más.

Lo sigo intentando a pesar de todo. Parece que soy más optimista de lo que pensaba.

Coger como Mujer / Coger como Hombre.

Desde chicas nos enseñan que el sexo y el amor van siempre de la mano. Que tener relaciones es algo que una hace con un novio, cuando está enamorada o al menos en pareja, y que hay que esperar y sobre todo hacer-los esperar. A ellos (como si nosotras no quisiéramos, como si no lo disfrutáramos). La sociedad, la historia, la familia nos enseñan a ligar el sexo con las emociones, con el cariño, con el amor. A coger con todos los sentidos y con los ojos abiertos, compenetrándonos con el otro y siendo “uno” con él. Casi con esa fantasía de fusión y el ideal de “acabar juntos”, con el hermoso deslizamiento de sentido que permite confundir o intercambiar el `llegar al orgasmo al mismo tiempo´ con el `terminar juntos´, ¿casados? ¿Hasta que la muerte los separe?.

A los varones sin embargo se les enseña a coger de otra manera. Por eso será que ellos hablan de Coger mientras que nosotras nos quedamos con el empalagoso “Hacer el Amor”. Se les enseña a ponerla. Todas las veces que puedan y en cuánto agujero encuentren, y cuanto más mejor. Para ellos es importante la cantidad, el rendimiento y el tamaño. Y son más machos si la ponen más y mejor, priorizando la cantidad e incluso la diversidad de formas, tamaños y edades de partenaires… Será la biología, dicen algunos: ellos desperdigan su semilla, nosotras buscamos un compañero que ayude a defender a la cría. Yo prefiero creer que es la educación que recibimos, las costumbres de madres y abuelas y de la sociedad. Y los prejuicios. Y nosotras que nos conformamos.

De grande aprendí a Coger como Hombre. A mis casi 30 años, después de separarme de mi tercer novio y habiendo tenido muy pocas parejas sexuales, y tal vez después de una sobredosis de Sex and the City, un día decidí que tenía que aprender a coger como hombre.
Salí y lo hice. Al principio con más miedos y dudas que placeres. Pero estaba aprendiendo. Salía, conocía a alguien, me daban ganas y lo hacía. Sin amor, sin cariño, casi sin emociones. Solo sexo. Sin conexión emocional. Sin demasiados mimos, casi sin mirarse a los ojos. A veces con más ganas o más cariño que otras. Pero aprendí a separar el pasarla bien en la cama del enamorarse, del sentir.

Aprendí que tener una buena encamada no siempre implica quedarse llorando al día siguiente si el teléfono no suena, si no manda un mensaje.

A veces es necesario Coger como Hombre. Yo descubrí que a mi me sirvió para reacomodar mi autoestima. De una tímida introvertida que se creía el Patito Feo aprendí que puedo ser una mujer atractiva que puede cogerse al tipo que quiere. O casi. Me ayudó a sentirme segura y más tranquila. Y a dejar de buscar El Amor a la desesperada, con cualquiera.

Es el Amor lo que no hay que darle a cualquiera.
El Amor Propio. El cariño, eso es para una y él tendrá que ganárselo si lo vale…

El sexo….

El sexo está para disfrutarse, sin prejuicios.

(pero con cuidados, obvio)

Ilegalmente triste.

Mañana es el Día de la Madre, día en el que, salvo que hayas perdido recientemente a tu madre, no está permitido ponerse triste. Mi Madre está viva y goza de buena salud. No tengo “motivos” para estar triste. Pero como a mi me chupa un huevo lo que piense el resto del mundo lo digo igual.

El día de la Madre me pone triste.

       JÓDANSE.

Y si les molesta no sigan leyendo.

Si les interesa les cuento porqué.

Tengo recuerdos. Muchos recuerdos. De muchos Días de la Madre. Recuerdo levantarnos temprano con mi Papá y mi Hermana. Luego con mi Papá y mis dos Hermanas. Mientras Mamá dormía, en voz baja y cuchicheando preparar un buen desayuno, con bandeja para comer en la cama. Con la complicidad y la alegría de preparar una sorpresa, de agasajar a alguien querido. Recuerdo a Papá salir despacito a comprar medialunas. O Flores. O las dos cosas. Recuerdo ir caminando los tres o los cuatro, entre risitas ahogadas y cuchicheos, llevando la bandeja, las flores, el regalo. Recuerdo despertar a Mamá con el desayuno en la cama, las flores y el regalo cantando todos a coro

Felíz Día, Mamaaaaaa, Feliz Diiiiiaaaa mamaaaaaaaaaa, Feliz Diiiiiiiaaa, Feliz Diiiiiaaaaa, Feliz Diiiiaaa Mamaaaaaaaaa

Son recuerdos felices, cálidos y alegres. Mucho antes de las peleas y los gritos, mucho antes de que mis padres se separan. Todo eso tan lindo y tan pegado en mi memoria al “Día de la Madre”, eso que me gustaría experimentar, al menos una vez en la vida.

Eso que SE BIEN que NUNCA me va a pasar.

Déjenme estar triste en paz.

Y no me jodan.

Miguel Angel -El Ansioso- IV

Agosto de 2015.

Pese a su insistencia en que me quedara a dormir con él, finalmente me fui a mi casa. Me acompañó hasta la puerta, nos despedimos con un beso y me fui derechito a mi cama. Tenía muuucho sueño. O tal vez no tanto, pero extrañaba estar sola y tranquila en mi cama. Dormí hasta la mañana siguiente y me desperté con dolor de cabeza. Mal signo, no había tomado alcohol, solo jugo de manzana y habíamos tenido relaciones no una sino tres veces.

Y me desperté con dolor de cabeza.

Era feriado y mi hijo estaba con su padre así que tenía todo el día para mi. Pero no estaba del mejor humor. Decidí ocuparme de mis cosas y relajarme un poco, disfrutar de la paz de estar sola. Desayuné, me di un baño relajante y me disponía a mirar una peli en la cama cuando recibo un mensaje suyo. ¿ya? pensé. Me contó que estaba con sus hijas, preparandoles el almuerzo a lo que le respondí que dejara el celular y se ocupara de darle bola a sus hijas, pero siguió con los mensajitos. Salí a caminar al solcito tratando de despejar mi cabeza de ese dolor molesto que no se iba con nada, mientras él seguía con los mensajitos. Yo le respondía lo más amable posible, pero no tanto, me asustaba que creyera que ya eramos “algo” entre tanta ida y vuelta, recién nos habiamos visto una vez y no había sido el más placentero de los encuentros. Finalmente me cuenta que sus hijas se fueron, y me propone si quería ir a tomar un café.

Lo pienso. Lo pienso, lo pienso y lo pienso.

Por un lado no tenia nada que hacer, y es una persona agradable con la que se puede hablar.

Por el otro evidentemente el no tiene el menor registro de que la noche anterior no había sido perfecta ni mucho menos para mi.

Lo pienso otra vez y le respondo

-Ok, te veo en media hora en el bar. Pero por favor no vayas a creer que porque nos vemos dos veces seguidas ya somos “novios”…

Tras algunos mensajes más, me cambio y salgo para el bar, con una sensación incómoda. No muy convencida de lo que estaba por hacer. Mi cabeza estaba dividida.

Una parte me decía NO NO NO, vos sabes que no. Te cogió mal una vez, culpa suya, si te coge mal otra vez es culpa TUYA. Y encima se está enganchando…

Mientras que la otra parte pensaba, pero pobre, tal vez estaba nervioso, no nos conocemos y hace mucho que no está con nadie, tal vez eso pueda mejorar…

Pero la verdad, la primera hablaba más fuerte.

Puede que la segunda fuera más sensata pero la primera estaba gritando.

Y me hacía doler más aun la cabeza…

Miguel Angel -El Ansioso- III

Agosto de 2015

Después nos dio hambre y salimos a caminar buscando algun lugar en el barrio donde sentarnos a comer. Ibamos caminando de la mano como dos viejos conocidos. Nos sentíamos cómodos. Nos sentamos en una pizzería cerca de mi casa y esperamos que nos atendieran, mientras charlabamos. Él me agarraba de la mano y me miraba, embelesado. Yo trataba de sostener su mirada, pero en el fondo me era imposible. Me intimidaba su intensidad, recién nos estabamos conociendo. Finamente nos cansamos de esperar que nos atendieran y pedimos la pizza para llevar.

Volvimos para su casa caminando despacio, disfrutando el fresco de la noche. Una vez que entramos a su departamento el hambre y la pizza quedaron enfriándose sobre la mesa.

A los besos me empujó hacia la cama y yo me dejé llevar. Empezó a sacarme la ropa despacio y a besarme lentamente, de arriba hacia abajo. La cosa se ponía interesante y lo dejé hacer sin oponer la menor resistencia. Al fin se había acordado que el sur también existe!

Cuando empezaba a entusiasmarme con la situación se alejó para buscar un preservativo. Contuve un gemido por la mitad y no dije nada, solo esperé. Una vez que se lo puso volvió rápidamente a la cama y repitió su rutina, casi de la misma manera. Tal vez duró un minuto o dos más. Me aguanté el -¿Yaaa? que tenía atragantado y lo abracé. Así nos quedamos abrazados un buen rato en la cama. No pregunté. Ni preguntó. Compartimos un rato de silencio y paz, hasta que le recordé que se enfriaba la comida.

Comimos la pizza fría, mientras hablábamos de nuestras vidas, acompañándola con jugo de manzana. El me hablaba de sus hijas y su familia, yo de la mía. Nos reíamos.

Después de comer me abrazó por atrás y empezó a hacerme masajes. Y yo que vivo contracturada, jamas me niego a un masaje. Fuimos de vuelta a la cama y me acosté mientras él me masajeaba la espalda. La cosa empezó a ponerse más caliente y yo estaba entre dejarme llevar, para ver si al fin mejoraban las cosas, o irme a la mierda para no pasar otra vez por lo mismo. Ya estás en el baile -pensé- y me deje llevar una vez más. Nos besamos y nos entrelazamos y mientras empezamos a sacarnos la ropa una vez más me dijo

-Estás bastante cómoda, vos… no?

Era cierto, hasta ahora solo lo había dejado hacer, y la verdad es que no me había dado tiempo de nada, pero bueno… Esta vez hice caso de sus palabras y lo intenté. Nos sacamos la ropa y lo besé de arriba a abajo, deteniéndome en el abajo. Su reacción fue buena, sus gestos y sonidos parecían indicar que le gustaba lo que estaba pasando así que le puse onda y seguí… hasta que me frenó, una vez más, buscando un preservativo. Se lo puso y esta vez fui yo la que subió arriba de él y dominó la situación. A ver si así logramos que la cosa dure un poco más -pensaba- Pero me agarro de la cintura y empezó a moverse a su ritmo, mucho más acelerado que el mío. En un momento me acerqué y se susurré al oído…

-¿Qué apuro hay?

Acusó recibo, frenando la intensidad un poco y dejándome hacer, y empecé a jugar un poco a mi ritmo, despacito yendo y viniendo, sintiéndolo y disfrutándolo lentamente… pero ni había empezado a entusiasmarme cuando el se impacientó y volvió a dominar la situación. Me rindo -pensé- ésto no tiene caso. Y lo observé acabar debajo mío en menos de dos minutos.

Eran cerca de las 3 de la mañana y yo lo único que pensaba era que tenía sueño. Mucho sueño.

Miguel Angel -El Ansioso-II

Agosto de 2015.

Miré a mi alrededor. Era temprano, estabamos en un bar luminoso, rodeados de gente, cerca del pelotero, con niños corriendo alrededor… No era el ambiente para eso.

-No es el lugar… Si querés vamos…

Dije, haciendome la valiente y sosteniéndole la mirada. Si soy tímida que no se note. Pagó la cuenta y salimos. Ya era de noche y estaba fresco. Caminamos un rato mientras seguíamos charlando. Me frenó en una esquina y me besó. Fue un lindo beso. Suave al principio, después fue poniéndose más intenso, lentamente, uno de esos besos para disfrutarlos. Me apretó contra su cuerpo y noté que se estaba entusiasmando.

-¿Vamos a mi depto?

Preguntó, y empezamos a rumbear para ese lado. Caminamos en el frío de la noche, agarrados del brazo como viejos conocidos, frenando de tanto en tanto para probar esos besos que tanto nos habían gustado. Llegamos a su casa, entramos…. y a los besos caímos en su cama…

En segundos voló la ropa, y así sin conocernos demasiado nos encontramos desnudos, buscándonos.

Lo que siguió…    …no duró más de dos minutos.

Era de esperarse, como él me había contado… veintitres años con la misma mujer y después un año de nada. Yo ya iba preparada para que el primer encuentro fuera mínimo y breve. No estuvo mal igual. Fue agradable, teníamos buena química y nuestras pieles se sentían bien juntas. Pero no había la menor chance de terminar lo que apenas si había empezado. No preguntó, ni dije nada. Tampoco buscó otras formas de compensarlo.

Nos quedamos abrazados, él disfrutando su calma, yo en la esperanza de que el segundo intento fuera mejor…

Miguel Angel -El Ansioso-

Agosto de 2015.

Se llamaba… pongamos que Miguel Angel (por no nombrar otro famoso artista del renacimiento) y era bastante apurado. Nos conocimos online y enseguida empezamos a chatear. Era un tipo inteligente y con sentido de humor y teníamos muchos códigos en común. Y además vivía a cuatro cuadras de mi casa. Su única foto no me volvía loca pero aún así decidí darle una chance. Chateamos unas cuantas horas el primer día hasta que se hizo tardísimo y nos fuimos a dormir. El segundo día, después de chatear un rato, le dí mi número y seguimos hablando por WhatsApp, tambien hasta tarde. En algún momento dejó deslizar un sutil reclamo

-¿Siempre tengo que empezar yo las conversaciones?

A lo que respondí diciéndole

-Todavía no nos conocemos, pero por si no te diste cuenta… vos sos el hombre…

Seguimos hablando y me contó que estuvo en pareja 23 (si Veintitres!) años y se había separado hace un año porque ella le había sido infiel y él la había descubierto. En el último año -contó- había estado medio depre y no había salido con nadie. Se anotó en esa página esa misma semana que me conoció. Esos datos me hicieron un poco de ruido en la cabeza pero todo lo demás parecía que cerraba. Estaba solo, no buscaba joda, era laburador, inteligente simpático. Pero un poco apurado. Al tercer día ya me decía que no podía parar de pensar en mi… y yo ya empezaba a asustarme.

Será porque es su primera vez conociendo gente online, pensé, no puede ser tan apurado si aun no nos conocemos cara a cara! Y se lo dije. Dijo que no, que él sabía lo que le pasaba y que en todo caso él decidía que riesgos corría. Ok, dije, yo prefiero ser un poco más cauta hasta no conocer a la persona y ver que pasa pero sos grande…

Quedamos en vernos ese mismo fin de semana.

Nos encontramos el sábado a la tarde para tomar un café. Mi primer impresión del cara a cara fue rara. Era petisito, apenitas unos centímetros más que yo. Menos mal que no me había puesto tacos. Y tenia una de esas caras que no sabes si es hermosa o fea. Ojos grandes y fijos, linda sonrisa, flaquito, pelado. Nos sentamos y hablamos, hablamos y hablamos. No paraba de mirarme fijamente a los ojos. Tanto que me ponía nerviosa. Bueno, tampoco es tan difícil ponerme nerviosa en realidad. Me hago la dura pero en el fondo soy una nena tímida. En un momento del café se acerca y me dice al oído

-Quiero revolear a la mierda esta mesa que nos separa y comerte la boca…