06. el enfermito

Sí, es triste pero a veces pasa. Nos damos cuenta tarde, muy tarde. ¿Cómo se puede estar tres años con una persona y no darnos cuenta que es un enfermito? Simplemente se puede, no me pregunten porqué. Será que uno se pone estúpido cuando se enamora y no quiere ver la verdad que baila y hace piruetas adelante nuestros ojos. Tal vez. Yo sabía que F. era mentiroso y celoso, pero que era un enfermito…? Lo fui confirmando un tiempo después. El primer pasito fue un mail que me mandó a la semana de aquella conversación. En el mail me decía que hace dos años (si! dos años!) venía escribiendo cosas para mí y no se animaba a mostrármelas y me pasa la dirección de un blog. Obviamente no pude evitar entrar, y leer. Me quedé muda. Había escritos y poemas, la mayor parte de los cuales no entendí demasiado, pero era cierto. El enfermito llevaba casi dos años escribiendo cosas para mí, en la web, donde cualquiera podía leerlo y yo ni enterada! (y de hecho el encabezado decía algo así como: cosas que escribí para xxxxxxx -mi nombre-). Anonadada, contesté su mail: Leí lo que escribiste, y la sensación que no puedo quitarme de encima es, qué triste  es estar tanto tiempo con una persona y de golpe descubrir que no la conocías….

Ir a post siguiente: El enfermito (2).

Anuncios

2 comentarios en “06. el enfermito

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s