26. Aclaraciones

Para que se entienda lo que sigue quisiera aclarar algunas cosas: ya dije que yo había sido una chica tímida y eso venía cambiando de a poco hace un tiempo.  Debería agregar que en mi adolescencia mis salidas eran muy diferentes a éstas. Era tal vez mucho más inocente, tal vez más reprimida, tal vez más insegura. Por empezar yo me sentía casi fea. Me era difícil creer que alguien se acercara genuinamente porque yo le gustara, desconfiaba, por eso siempre la primera respuesta era el no. Los “hombres” en ese entonces siempre querían “otra cosa”, pensaba. Además los veía que encaraban una y otra, sin distinciones, lo cual reforzaba mi teoría. Por otro lado solía pasar que te pedían el teléfono, casi como excusa para demostrar interés, y luego nunca llamaban, lo cual en esa época me deprimía. En esa época yo soñaba con encontrar el amor por ahí, y creía que podía encontrarlo en un boliche. De hecho en el boliche conocí a mi primer novio con el que estuve saliendo tres años, pero hoy día, dudo que yo haya sido la única con la que estaba, al menos en ese primer momento. O sea, no era de andar repartiendo besos por ahí, no señor. Siempre no, dar un beso era la gran cosa, casi para enamorarse, mariposas en la panza y todo eso. Pero ya dije que yo era una chica rara. Ahora las cosas empezaron a ser muuuy diferentes. Cuando me di cuenta del tiempo y la energía que gastaba en decir “no”, y encontrar mil explicaciones para justificarlo (ah, sí, justificarlo, porque yo no era de esas asquerositas que dicen que no y se dan media vuelta, para eso hace falta mucha autoestima, el mío era un no culposo, me sentía mal de rechazar a alguien, pobre!) empecé a pensar y actuar de una manera muy diferente. Por empezar, conociendo mi historia pasada, tenía terror de volver a enamorarme del primer tarado que se me cruzara, que podía ser otro enfermito. Basta de tarados. Si me volvía a enamorar tenía que ser de alguien que valiera la pena, que valiera al menos lo mismo que yo estaba dispuesta a dar. Estaba empezando a valorarme más. Así que unos besos ya no implicaban nada, solo eso. ¿Los hombres nos ven como a un objeto? ¡Yo a ellos también, porqué no! Era casi como una reivindicación de mi inocencia adolescente, y la recuperación del tiempo perdido. Aclarado esto, puedo continuar con lo que siguió después…

Ir a post siguiente: After Office (2).

Anuncios

2 comentarios en “26. Aclaraciones

  1. Tengo que comentar de nuevo, porque realmente veo que est epost me describe un poco a como soy yo, ahora a mis 20 años! Aunque en realidad ahora se me está pasando un poco… Estuve de novia los últimos 3 años (un año con una persona, y 2 con otra) y ahora que hace como 7 meses que estoy soltera, nada trato de disfrutar más las cosas, pero siempre tengo ese pensamiento que no necesito darle un beso a cualquiera para pasarla bien, y si me vienen a decir “me das un beso” yo empiezo “no” porq “porq no no no…” y ni siquiera me fijo a veces que tal es el muchacho que viene a encararme! Jajajaja.. Ojo, que si veo a alguien que me gusta y me encara, obviamente no le digo que no! Jajajaja y estoy aprendiendo que este es el mejor momento de hacer estas cosas! Aunque la verdad, esto de estar soltera ya tanto tiempo, me pasa un poquito… Hay veces que uno no sabe que hacer, extraña un abrazo, un mimo de esos!
    Bueno sigo leyendo tu blog 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s