67. Damián -el pendejo- (3)

Suena mi celular: Damián. Atiendo. Me habla con voz melosa

-¿Cómo estás bombón? Recién salgo de la ducha. ¿Ya pensaste una propuesta para hacerme?

Contesto

-Che, no seas vueltero, las cosas están claras por acá. Estoy sola, tengo una botella de vino tinto. Si querés te venís, traés el aceite de masajes y vemos que onda.

-Uh, pero se me complica, estoy con mi amigo acá que se va a quedar a dormir, estábamos por ver una peli y tomar un Fernet, no te querés prender?

-La verdad que no, ya te lo dije. Prefiero que nos encontremos vos y yo nomás. Ni te conozco y me propones algo de a tres??

-Pero no seás malpensada, linda, es solo para ver una peli…

-Bueno, no gracias. No voy a ir para allá, no quiero ver una peli, ni siquiera me gusta el Fernet! Lo dejamos para otro día si querés, no hay drama.

-No bueno, pará, dejame ver qué hago. Te llamo en un rato…

-Ok, besos.

Corta. Me meto en la ducha por las dudas, mientras espero su respuesta. La verdad a esta altura me daba igual que fuera un histérico, que estuviera por casarse o que tuviera 5 hijos. Se me había metido en la cabeza y quería sacarme las ganas. Salgo de la ducha y veo un mensaje de texto.

-Pasame la dire, voy para allá.

Se la paso mientras me cambio, me maquillo, me seco el pelo y espero. Vive en nuñez, yo en Palermo, no puede tardar mucho.

Sigo esperando, mientras ordeno mi casa, me perfumo, me cambio los aros. Pongo música. Y sigo esperando. Miro el celular, ningún mensaje. Me tiro en la cama a leer, mientras espero, ya no se qué más ordenar. Ya eran casi las once de la noche, le mando un mensaje

-¿Te espero?

Si hay algo que odio, pero con toda mi alma, es que me hagan esperar. Si yo puedo bañarme, cambiarme, maquillarme y estar divina con la casa ordenada y esperándolo en menos de 45 minutos, lo menos que espero es que el otro no tarde más de una hora en recorrer un trayecto que como mucho, toma 30 minutos de viaje.

Pero nunca respondió. Unos 25 minutos después, cansada de esperar, lo llamo. Llamo a su celular. No contesta. Espero 5 minutos y vuelvo a intentarlo. A la tercera me atiende su amigo.

-Mmmhmmm… ¿Cómo, no llegó? Damián salió para allá hace rato, yo estaba durmiendo… se debe haber olvidado el celu acá…

Le pido disculpas por despertarlo, y ya de un humor horrible me tiro en la cama a leer y esperarlo un rato más, pensando que tal vez se retrasó…

Y ahí, vestida y maquillada, sin darme cuenta, me quedé totalmente dormida…

Ir a Post siguiente: 68. Damián -el pendejo- (4).

Anuncios

12 comentarios en “67. Damián -el pendejo- (3)

  1. Des: decime por favor que no le diste mas bola… porque calentura o no el tipo es un tarado… no merece ni un minuto de tiempo… histerico total…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s