88. Ciega a Citas… (2)

Entonces pedí un café y él se sorprendió. Supongo que esperaba que pidiera alguna bebida alcohólica, pero estaba cansada, y cansancio más alcohol son una muy mala combinación. (Solo que yo todavía no era conciente de que las cosas no podía ir peor… todavía.) Seguimos hablando un ratito, yo seguía con mi verborragia acerca de noches, salidas, y diversión y él seguía preguntando muy interesado, cómo queriendo averiguar hasta dónde era capaz de llegar yo. Sólo que yo no lo registraba y seguía tirándome tierra encima sin siquiera darme cuenta. Hasta que en un determinado momento de la charla se me quedó mirando fijo y me dijo algo que me dejó muda. Dijo:

-Todo lo que contás suena muy divertido, pero ¿Qué lugar me estás dejando al contarme todo eso? ¿Para qué me lo contás?

Mierda. Eso pensé para mis adentros exactamente: Mierda. Tiene razón. Y encima es inteligente, me quiero morir. Era una buena pregunta ¿Qué buscaba contándole todo eso? ¿En qué lugar lo ubicaba? ¿Decirle de entrada sin antes darme el tiempo de conocerlo que él no me interesaba? ¿Porqué, justo al único que hasta ahora parecía interesarme??? Mi inconciente me estaba jugando una mala pasada, o realmente era más miedosa de lo que pensaba. No supe qué responderle. Creo que intenté balbucear alguna oración inconexa, pero así, con una sola frase logró cortar de golpe toda mi aparente verborragia. En ese preciso instante sentí que el alma se me caía a los pies. Recién ahí me dí cuenta de lo que estaba haciendo y me sentí una idiota total. Intenté articular alguna explicación pero lo único que hacía era embarrarme más y más. Intenté explicarle que había tenido una relación dificil con mi ex, que tal vez el miedo a involucrarme con alguien me empujaba a hablar de más, a actuar de más, pero ya estaba todo dicho. Intenté cambiar de tema y hablar de su trabajo, pero las cosas no fluían. Y todo lo que decía solo me hacía odiarme más porque cada vez me parecía un tipo más y más interesante. Hablaba de libros, de cine y de filosofía con soltura y con opiniones bastante centradas. Seguimos charlando un rato más hasta que me dijo:

-¿Vamos? Te acompaño a tu casa…

A lo que no me quedó otra opción que asentir. Caminamos las pocas cuadras que nos separaban de mi casa y yo no podía dejar de pensar en lo idiota que me sentía. Me dejó en la esquina de mi casa, me dió un beso en la mejilla y se fue. Todavía no eran las once de la noche!!! Subí los cinco pisos en el ascensor y apenas llegué a mi casa me tiré en la cama vestida, sintiéndome el ser más estúpido del planeta…

Ir a Post siguiente: 89.Ciega a Citas… (3).

Anuncios

7 comentarios en “88. Ciega a Citas… (2)

  1. A veces uno cree que quiere, pero en realidad no. O quizás el destino, aunque… bueno. Igual yo no confiaría tanto en los hombres, también tenemos nuestras estrategias. No me sorprendería que la historia continue con un llamadito.

    ¡Saludos!

  2. Hola Bonita! Supongo que a veces una necesita apoyarse en el hombro ajeno, o a veces nos agarra las ganas de generar empatía con el otro y lo tomamos por amigo, cuando en realidad es lo más parecido a una suerte de “entrevista” … Como sea, no creo que este tipo de cosas pueda hacer mella en una persona tan activa como lo es usté. Siempre se puede volver a empezar… con otro!
    beso enorme!

  3. Hola

    Hay dos cuestiones recurrentes y a esta altura básicas que nos pasan a muchos, yo me hago cargo:

    Elejimos mal

    Valoramos lo que no tenemos o la oportunidad que se nos va.

    Hacer silencios cuando no hay nada interesante para decir y escuchar al otro lo que dice.

    Saludos

  4. Me gustó mucho este post, creo que de lo mejor que leí hasta ahora (me lei todos en orden de esta trama… aunque no entiendo bien el orden del blog, porque despues parece que haces una nueva serie de historias, a las cuales todavía no llegué).

    Que loco todo. La verdad es que en los ultimos (anteriores a este) 5 o 10 post me generas cierto rechazo (sere prejuicioso) pero sí, no me va mucho eso de andar a los besos con todos… NO TIENE NADA DE MALO, pero como pareja no te aceptaría (que se yo, lo pienso así), en cambio como amiga esta todo bien. Solo quería expresarte una sensación que produce esto, nada más. Pero bueno, cosas de la neurosis. Empiezo a creer que estabas con tanta acción (realmente mucha acción a mi entender) tratando de desconectarte emocionalmente de tu pasado. No sé, me dejaste pensando mucho en estos últimos post.

    Besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s