95. Por fin, Vacaciones! (2)

Llegamos a la costa temprano en la mañana del sábado, y así como estábamos, muertas de cansancio del viaje, dejamos los bolsitos en el hotel y nos fuimos a desayunar a un barcito en la playa. Nuevamente miré mi celular y por supuesto: ni noticias de una respuesta suya. El teléfono gozaba de buena salud y tenía señal. Mala suerte, simplemente no había querido responderme. Empezaba a replantearme seriamente si se merecía mi llamado a la vuelta, pero como siempre, aparecía la justificación: tal vez no pudo contestarme y lo hace después… Ni yo me lo creía, pero postergar las conclusiones a veces tranquiliza, y no pensaba amargarme las vacaciones pensando en él! Lo primero que hice, después de un año agotador fue correr hasta la orilla y meter mis patitas en el agua. Luego, saciados mis primeros instintos playeros, pude dedicarme a un delicioso desayuno con medialunas mirando el mar, y una deliciosa charla de esas de chicas, en las que nos dedicamos a despellejar a nuestros respectivos “ex”. Es que algunos nos la hacen taaan fácil! Por supuesto después, fuimos al hotel, nos acomodamos, nos cambiamos y nos fuimos a la playa. El hotel del sindicato estaba lindo y a solo una cuadra del mar, así que nos pasamos toda la tarde disfrutando bajo el sol. Si bien era sábado y las tres nos moríamos por salir de parranda esa noche, al volver de la playa nos duchamos para ir a cenar en el hotel y automáticamente caíamos desmayadas de cansancio en nuestras respectivas camitas. A partir del día siguiente empezó nuestra rutina. Despertarnos tempranito para desayunar en el hotel, luego a la playa, a hacer la caminata matutina con avistaje de bañeros: el deporte más interesante del verano. Ibamos con la radio encendida y cantando, muertas de risa. Luego parábamos en alguna playita para almorzar algo, o lo hacíamos en el barcito del hotel junto a la pileta, que dicho sea de paso, estaba manejado por el personal del hotel: varios pendejos, bastante facheritos algunos. Bastante aburridos estaban los nenes, porque el pasaje habitual del hotel se componía por parejas de edad media o gente mayor directamente, o familias. Las únicas solteras alborotadoras eramos nosotras. Así que cerveza va, cerveza viene, siempre se delizaba alguna charla, una miradita, o alguna sonrisa por aquí y por allá. Mis amigas miraban sin asco, yo les decía:

-Chicas, pero no son muy pendejos?

-Estamos en la costa, nena, acá todos son muy pendejos!

Me contestaban, mientras nos moríamos de risa. La rutina seguía en la playa toda la tarde, luego a ducharnos para ir a cenar en el comedor del hotel, donde seguían las risitas y las miraditas con los chicos del hotel. Y después ir a algún boliche, a bailar un rato…

Ir a Post siguiente: 96. Por fin, Vacaciones! (3).

Anuncios

7 comentarios en “95. Por fin, Vacaciones! (2)

  1. No entiendo como uno puede decir “Empezaba a replantearme seriamente si se merecía mi llamado a la vuelta” osea.. no te respondio UN MENSAJE DE TEXTO. Y vos ya dudas de toda una entera situacion, solo por un mensaje.

    La idea de relajarse, esperar a volver y ver que pasa, parece lejana cuando la gente arma conspiraciones enteras en su cabeza tan solo por un mensaje de texto, o peor aún, la falta del mismo.

    Por otro lado, que bueno es cuando uno está totalmente entregado a las situaciones y no se priva de nada. Por ejemplo, me imagino ya una orgia con tu amiga y todos los chicos del hotel jaja.

    Pero bueno, cada uno tiene sus ideas sobre todo, siempre tan respetables como las demas.
    Besos señorita!

  2. Me imagino que decis a que espere a saber que pasó con el canoso.

    Aunque.. leyendote un poco atras, si te hubiera propuesto lo de cogerte a todos los pendejitos… juntos, creo que lo hubieras hecho. Esa seria una experiencia digna para relatar en mi blog.

    Besos!

  3. Uf! Cómo se pone la cosa! Hace tantísimo que no tengo una rutina de esas de playa… y buena falta me hace. Es que no encuentro amigos con quienes hacerla 😦

  4. Nas!!

    Todo suena muy divertido, que bueno que decidiste que lo del mensaje no te amargara las vacaciones, yo tampoco lo haría…quizá la conspiración de msn en mi contra podría quitarme el sueño (de la que tengo pruebas y testigos!! xDD) pero un mensaje te texto no… jajajaja

    Ahh, ya quiero ver como se dasarrolla esta historia, no te presiono ni nada…pero te espero con ansias.

    Por cierto, me encantó su “deporte” de verano favorito, creo que lo intentaré pronto puesto que vivo muy cerca de la playa TuT…

    Bueno, nos estamos leyendo, hasta entonces…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s