98. Por fin, Vacaciones (5)

Me dejé llevar entonces, de la manito por El Rubio al sector VIP del boliche. Que no era más que un mugroso entrepiso, a pocos escalones de distancia de la pista, poblado de mesas y sillones y cerrado unicamente por una soguita. Estaba cerrado y no había nadie, pero se veía toda la pista, así como desde la pista se veía todo lo que pasaba apenas unos metros más arriba. Nos sentamos en un sillón y empezamos a besarnos cada vez con mayor intensidad, mientras El Rubio metía sus manos primero por encima de mi minifalda de jean y mi musculosa, y luego directamente por debajo, sin ningún disimulo. Ahí lo paré. Una cosa es el “¿Porqué no?” por el que me venía guiando hasta ahora y otra muy diferente es hacer un espectaculo publico de eso. No señor. Si querés tener sexo comigo al menos dignate a invitarme a un lugar más cómodo y más íntimo, ¿shows gratis?? No, gracias. Le dije entonces que se ubicara, que estábamos a la vista de todo el mundo y se tranquilizó un poco, pero a los pocos minutos volvió a la carga. Este chico no soportaba que le dijeran que no y no tenía sentido seguir discutiendo, así que me levanté y simplemente me fui, sin pronunciar palabra. Volví a la barra de afuera donde todavía estaba Juanjo, uno los chicos del boliche de los que nos habíamos hecho amigas. Le dije:

-Juanjo, tu amigo El Rubio es un desubicado.

A lo que recibí risas por toda respuesta, se ve que ya lo conocían. Pedí algo para tomar y seguí charlando con ellos en la barra. Después volví a la pista para ver qué estaban haciendo mis amigas, pero la cosa seguía más o menos de la misma manera. La Morocha estaba bailando con Toto y La Colo alternaba entre Ricardo y alguno de los pendejitos del hotel. De golpe siento que alguien me toma de la mano y me sorprendo. Me doy vuelta y lo veo al Rubio, pensé que me iba a preguntar porqué me fui, pero no fue así, Me llevó para la barra de afuera y empezó a besarme nuevamente como si no pasara nada. Yo no entendía mucho. Al rato empieza a hablarme al oído:

-Linda, no querés venir a la casa conmigo?

Me decía mientras me acariciaba la espalda y más abajo también.

-¿Vos decís a la “casa de gran Hermano”? Ahí donde duermen 20 en 4 habitaciones???

Le pregunté sorprendida. No podía pensar en un lugar menos íntimo…

-Sí, porqué no?

Me contestó, aparentemente no me entendía, o le importaba muy poco comprender…

-Ni en pedo -le contesté- No me parece un lugar muy íntimo y no da.

Y directamente, busqué mi cartera y me fui. Definitivamente era un idiota o todo le daba igual, pero a mí no. Me fui hasta la calle, paré un taxi y me volví al hotel, cada vez más enojada con la situación y sin entender demasiado porqué…

Ir a Post siguiente: 99. Mal humor y recuerdos adolescentes.

Anuncios

10 comentarios en “98. Por fin, Vacaciones (5)

  1. Nas!!

    Caray, que desubicado el rubio…¿qué parte era la más difícil de entender? Que lástima de ojos azules y sonrisa perfecta xD

    Ah, una verdadera lástima, hasta yo me quedé frustrada jajaja xD

    En ésta historia hace falta el personaje perfecto que sale de la nada y salva la noche jajajaja (lo siento, ya desvarío ^^)

    Bueno, esperaré, esperaré, que es lo que mejor hago. Tengo maestría y doctorado en la materia F_F

    Nos estamos leyendo, hasta entonces…

    1. Nas!!

      Lo siento, el “F_F” es un emoticon, otra de las malas costumbres que tengo… pero que ya he logrado controlar un poco más (a excpeción del “xD” claro está….)

      El caso es que representa un rosotro enfadado… con mucha imaginación jajaja

      En fin, trataré de limitarme a las expresiones mundialmente conocidas de ahora en adelante para no darte más dolores de cabeza.

      Nos estamos leyendo, hasta entonces…

  2. me encanta tu “porque no?” pero en este caso seria mas un “asi no!” igual viste que en la costa estan todos salvajemente descontrolados! (sacale un poco al rubio y ponele a toto y a riqui) jaja

    me muero de risa con tus anecdotas!!!

    Beso!!

  3. Bueh, sí, digamos que el “por qué no?” es un camino de ida, y hay que llevarlo hasta las últimas consecuencias. Supongo que en la casa del “Gran Hermano” les hubieran dejado una habitación para los dos solos. Y sino pintaba trío, jaja.

    Si no te gustan los rubios de ojos celestes, pasámelos a mí, jajaja.

    1. En algún lado debo tener el teléfono de éste… pero ya pasó mucho!

      La casa no solo estaba superpoblada sino que un rato antes me había hablado de mugres varias, ropa colgando por todos lados, y gente que vivía patys y fideos todo el verano, asi que sabrás comprender que no me tentaba mucho!!!

      jajaja

      Besos!

      D

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s