99. Mal humor y recuerdos adolescentes

Esa madrugada entonces me volví sola al hotel, en un taxi, cada vez de peor humor. Estaba enojada con El Rubio por ser tan brusco conmigo y tan insistente. Odio la gente insistente, cuando digo “No” es “No”, y de alguna manera me había sentido forzada un poco, cosa que no me pasaba hace mucho, casi desde mi adolescencia. Llegué al hotel y me senté a mirar el amanecer por la ventana del pasillo del hotel, que daba a la playa. Al rato llegaron mis amigas, muertas de risa desde el boliche. Les conté mi aventura con El Rubio y se quedaron sorprendidas, no entendían porqué estaba tan enojada, y en parte yo tampoco. Se veía claramente que mi enojo era desproporcionado, y si bien él se había portado como un tarado, tampoco era para tanto. Me quedé pensando qué habría pasado para reaccionar así. Lo primero que me pasó por la cabeza fue que El Rubio me había ubicado en un lugar distinto al que últimamente me resultaba tan cómodo. De alguna manera hasta ese momento, era yo la que decidía hasta dónde llegar y dónde se terminaban los jueguitos. Había adoptado una posición más masculina en la que era yo la que ponía al otro en la posición de objeto y de alguna manera los usaba, y cuando me cansaba los descartaba. Siempre me sentí más cómoda cuando era yo la que controlaba la situación. En cambio con El rubio las cosas se habían dado exactamente al revés. Creo que lo que más me enojo fue que no demostró el más mínimo interés por saber nada de mí: no me preguntó ni mi edad, ni a qué me dedicaba, ni dónde vivía, todo había girado alrededor de él. Incluso me había dado su tarjeta con su teléfono sin siquiera pedirme el mío. Que no se lo hubiera dado, por otro lado. Pero una cosa es decidir no darle mi número a alguien y otra muy distinta es que ni te lo pidan. Estaba bien claro que yo quedaba en lugar de un objeto bonito para manosear un rato y nada más, y de última presionar a ver hasta dónde cedía. Ahí recordé otra escena similar que me había ocurrido de mi adolescencia. Tenía 16 años y estaba de vacaciones con mi familia en otro balneario de la costa. Había ido a bailar con amigas a la noche. Ahí conocí un chico y estuvimos besándonos un rato en el balcón del boliche que daba al mar. Estaba amaneciendo. Debería aclarar que en aquel momento de mi vida yo era casi lo opuesto a lo que cuento en este blog. Super tímida, muy inhibida, vivía diciendo que “no”. Sólo había besado a alguien una vez en mi vida y no había sido la mejor experiencia de mi vida, y de eso ya había pasado casi un año. Estaba con este chico en el balcón del boliche, a los besos, y se sentía maravilloso. Recuerdo un abrazo en el que yo apoyaba la cabeza en su hombro y sentía su perfume, casi creía que estaba enamorada. En eso este chico me dice que se iba a buscar a los amigos y volvía en un rato, y yo lo esperé, y lo esperé, pero nunca volvió. No nos habíamos dado los teléfonos (y en esa época no existía el mail). Lo esperé en el balcón, después adentro, bajé a la planta baja y seguí esperandolo un buen rato en la puerta, pero nunca apareció. Mis amigas ya se habían ido y recuerdo volver caminando a mi casa, ya de día, y muy triste…

Ir a Post siguiente: 100. Mal humor y recuerdos adolescentes (2).

Anuncios

8 comentarios en “99. Mal humor y recuerdos adolescentes

  1. Nas!!

    ¿¿acaso leo un ego adolorido o será que mi hiperactiva imaginación combinada con mi mala visión me juegan una mala pasada?? jajajaja xD

    naah, me hagas caso, está bien enojarse desproporcionadamente de vez en cuando, aunque es bueno ponerse a reflexionar los porqués después. Es interesante descubrir las razones detrás de nuestras racciones.

    En fin, espero que ése chico de tu “historia adolescente” tuviera la oportunidad de conocer después lo que conocemos como karma TuT (<— usa tu imaginación para éste emoticon, a ver de qué le encuentras cara xD)

    Bueno, nos estamos leyendo, hasta entonces….

    1. Si, kyara… se pùede ver un ego dolorido por debajo de la chica extrovertida que se ve a veces… Aunque trato de disimularlo!

      Ojalá que sí, haya tenido su karma, seguro que yo lo hice después con unos cuantos, como una pequeña venganza…

      TuT? una carita llorando? hace rato no ejercito mi imaginacion…

      Besos!!!

      D

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s