107. El Rey Leon (3)

Advertencia: no apto para menores…

Estábamos en el estacionamiento del boliche, sin un solo auto alrededor. Estaba muy oscuro todavía, serían las cuatro y algo de la madrugada. Nos acomodamos en el asiento de atrás y empezamos a besarnos y a tocarnos con mucha intensidad: teníamos algo pendiente de la noche anterior. Me saqué las sandalias de taco alto que tenía y las revoleé por ahí, junto con mi cartera, de la cual solo saqué un preservativo y se lo dí. Lentamente le abrí el cierre del pantalón y me agaché. Empecé a chupársela mientras él me quitaba parte de la ropa. Las cosas estaban un tanto complicadas porque él tenía una rodilla lastimada y casi no podía flexionar la pierna, y en un auto no da para sacarse toda la ropa. Así que nos acomodamos como pudimos, así a medio vestir. Yo me flexioné hacia adelante, en el espacio entre los dos asientos delanteros apoyandome como podía y el empezó a penetrarme por atrás, todavía medio sentado, obviamente, después de ponerse el preservativo. Se movía como podía, un tanto descoordinadamente, pero cada vez con mayor intensidad, hasta que en pocos minutos acabó. No estaba mal, pero tampoco era maravilloso y debo decir que fue bastante más breve de lo que me esperaba. La noche anterior había sido más prometedora. Apenas terminó empezó a vestirse nuevamente, así que yo hice lo mismo, juntando mis pantalones y mis zapatos que estaba desparramados por todo el auto. En cuanto terminó me dió un beso y dijo:

-¿Vamos?

Le contesté que sí, bastante desilusionada de que eso fuera todo. Pero suponiendo que en una situación más cómoda las cosas podían ser mejores. O al menos eso quería creer. Me llevó hasta la avenida y abrió la puerta para que me subiera en uno de los remises que esperaban en la puerta del boliche. Me dió un beso y dijo:

-Hablamos.

Le contesté que sí, aunque sabía que finalmente no me había dado su teléfono supongo que por temor a que una llamada mía lo metiera en problemas. Así que tendría que esperar un llamado de él. Me bajé del auto, con una sensación agridulce en la garganta. A veces no sé qué es peor, si desilusionarse o quedarse con las dudas. Pero veamos los aspectos positivos: la noche anterior me había quedado con las ganas, al menos me había sacado de encima esa sensación. Y por otra parte a mis 29 años, nunca lo había hecho en un auto, ¡siempre hay una primera vez! Había conseguido lo que creía que quería, pero ¿Estaba satisfecha? A decir verdad las cosas no habían resultado tal como esperaba, y lo más probable era que nunca me llamara, para comprobar si de alguna manera podía ser mejor. Con esa sensación ambigua en el pecho me subí al taxi y me fui al hotel, a dormir un par de horitas antes de levantarme para armar el bolsito y partir, esta vez de vuelta a Buenos Aires y la rutina de todos los días…

Ir a Post siguiente: 108. Volviendo a la rutina.

Anuncios

18 comentarios en “107. El Rey Leon (3)

  1. Tu respuesta a Lord significa que hay otra oportunidad…??Para mi hay que probar hasta la segunda vez con una persona, generalmente la primera no es buena(salvo el gallego que desato reproches a nuestras respectivas parejas, jjaaa)
    Te mando un beso.
    Tu amiga desde lejos
    PD1: me encanto lo de Pable con un beso en el pie.

    1. Amiga Marianela:
      Si, estaba abierta la posibilidad para una segunda oportunidad… dependiendo de que él me llamara. No se porqué pero esos ojos verdes me seguian gustando, y pensaba que podía ser mejor. Ya veremos si llama!

      besos!

      D

  2. Chan!! estem… ok, todos merecen una segunda oportunidad, no? pero que decepción, a veces una se lleva cada chasco!!

  3. tus anecdotas me hacen acordar a mi epoca de soltera… deslumbrada por el fisico, y desilusionada en el sexo por querer que el otro la pase bien, y al final me quedaba con ese vacio en el pecho.

    Con la pareja claro que es distinto, porque la confianza hace que uno haga y se deje hacer solo lo que le gusta.. con tiempo y comodidades que no se dan en este capitulo de tu historia.

    pero yo te diria que si el sexo va a ser asi de fugaz… por mas que sean los ojos mas lindos..no pensaste en ser un poquito mas egoista y acabar vos por lo menos, los ultimos 2 o 3 encuentros te dejaron a la mitad!!!!!

    besos!
    Estefi

    1. Estefi: Definitivamente en pareja es distinto. Muy distinto. Yo ni siquiera se si quería acabar yo, taaaanto miedo tenía de engancharme con cualquiera…..
      Era más la aventura que otra cosa, me parece.

      besos!

      D

  4. Pucha… 😦 me parece que nos hicimos muchos rulos con los ojitos verdes… habra que aprender a no tener tantas espectativas y empezar a dejarnos sorprender por otros ojitos…

    Pd: geniales los besos de Pable.-

  5. Nos imaginamos una peli que podia haber sido más copada… te haces los rulos con alguien… jajajaja

    Me parece que el tema está en que han sido bastante “jugosos tus no aptos” que con este creo que ninguno acabó… jajajaja

  6. Nas!!

    Oh no! No es posible!! Otra vez!! increíble, una decepción más a la lista. jajaja, hasta yo me siento decepcionada xDD

    ¿habrá segunda oportunidad? o ¿¿pasaremos a otra historia??

    Cuanta intriga, cuanto misterio!! jajaja xDDD

    Lo siento, ya desvarío, mejor me retiro ^^

    Nos estamos leyendo, hasta entonces…

    Pd. Por cierto, gracias por ponerme en las lista de amigos!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s