01. Otro comienzo, otra historia

Fines de febrero de 2009

Todo empezó sin casi darnos cuenta. Un tarde aburrida de verano en casa, desocupada ya, recibo una notificación de facebook. Una más de esas a las que no suelo prestarle atención. “xxxxxx te ha mandado un mensaje por Are You Interested?”. Había renunciado al trabajo en el call center a fines de diciembre, y empezaba a abrumarme el exceso de tiempo libre y la soledad de mi departamento en pleno verano. Ya no tenía con quién hablar, ni mucho que hacer, más que planificar mis sueños y proyectos, leer, y escribir. Pasaba muchas horas frente a la computadora. Como decía, no suelo prestar atención a estas cosas, pero seguramente esa tarde estaba más aburrida que de costumbre, y entré. Había montones de mensajes. No sé para qué me mandan mensajes si viven en Estados Unidos o en la conchinchina, pensaba para mí, ¿Para qué quiero conocer a alguien que vive tan lejos? En general ni los leo, directamente los borro. Si viven muy lejos, si son muy pendejos, o muy viejos. O si ponen fotos muy horribles o con mujeres o niños colgando. ¿Para qué perder el tiempo? Ahí lo vi y no le presté demasiada atención. Aunque había algo enigmático en su presentación. Su foto mostraba un cielo tormentoso, con dos aves negras volando, nada más. Y en su descripción lo único que se leía era: xxxx, 35 años, Río de Janeiro, AR. ¿Río de Janeiro, AR? ¿Se fumó algo raro este muchacho? ¿Las computadoras se equivocan? ¿O se está haciendo el gracioso? Y ahí perdí, me ganó la curiosidad. Su mensaje no decía nada, ni una letra, pero a pesar de que odio que me manden mensajes sin texto, le respondí:

¿Hay un Río de Janeiro en Argentina? ¿Estás acá o Allá?

Y me olvidé del asunto. O al menos eso creía yo. Pero al ratito recibía otro alerta: xxxxx te ha enviado un mensaje. Me fijo entonces su respuesta:

Vivo en Brasil, pero antes vivía en Buenos Aires y eso quedó de antes…

Ahá, y a mí que cuernos me importa? pensé, pero seguía estando aburrida y algo había despertado mi curiosidad, así que volví a responder el mensaje con una pregunta:

Por trabajo o de vacaciones?

Le pregunté, y ya me quedé conectada esperando su respuesta que no tardó en llegar:

Qué rápido me respondiste!  Es largo de explicar, vos donde vivís en Buenos Aires?

Me contestó, aparentemente sorprendido. Le conté que vivía en Palermo y lo agregué como “amigo”, para que pudiéramos seguir hablando más cómodamente, y de paso me permitía entrar a su perfil y saciar vagamente mi curiosidad, ya que hasta el momento no había visto ni una sola foto suya. Me confirmó como amigo y respondió mi último mensaje ya en forma privada…

Ir a Post siguiente: 02. Otra historia...

Anuncios

7 comentarios en “01. Otro comienzo, otra historia

  1. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s