18. El encuentro, parte 5

Ví ese auto blanco, ahi nomás, a media cuadra de dónde estábamos, y de golpe se me aflojaron las piernas. Me quedé clavada en el lugar y prácticamente me colgué de su espalda, buscando sostén. Interrumpiendo totalmente la conversación, le pregunté:

-Llegás a ver la patente de ese auto blanco de ahí?

-Ehhh? -me contestó.

No entendía mucho lo que le estaba preguntando. Avancé unos pasos más hasta que llegué a divisar la patente del vehículo en cuestión… Y respiré aliviada. No era ese auto blanco, por suerte. Por supuesto que tuve que contarle algo de la historia del enfermito, para que comprendiera mi locura temporaria. Y mientras seguíamos caminando (y yo seguía colgada de sus hombros) le conté resumidamente la historia del enfermito y mis fantasmas. Cuando terminé de explicarle me abrazó él y me dijo:

-Quedate tranquila, yo te cuido. ¿Es muy grandote tu ex?

-No…. por??

-Salvo que sea muy grandote, o profesor de artes marciales, no te va a tocar ni un pelo, si se te acerca lo cago a trompadas…

Me dijo, medio en chiste, medio en serio. Y la verdad me hizo sentir muy cuidada, creo que era la primera vez en mi vida que me sentía así. Le aclaré que no iba a hacer falta que cagara a trompadas a nadie, que mi ex estaba loquito pero no tanto, y que de ser posible se abstuviera de las trompadas porque me enferma la violencia. Pero aún así… me sentí muy cuidada. Era toda una rareza para mí…

Seguimos caminando un rato más hasta que llegamos nuevamente a la puerta de mi casa. Esa noche había quedado con una amiga para acompañarla a un cumpleaños, pero todavía era temprano, debían ser como las diez de la noche. Nos dimos unos cuantos besos en la puerta del edificio, que se iban poniendo cada vez más intensos. Y empecé a dudar. ¿Qué hacer? ¿Subir o no subir? ¿Proponer? ¿Esperar que él proponga? ¿Dejarlo para otro momento? Mientras dudaba, él se separó de mi unos centímetros y me dijo, mirándome a los ojos:

-¿Me vas a invitar a subir? ¿O tengo que usar la vieja excusa del vaso de agua??

Me reí. Pero seguía con mis dudas. Le pedí unos instantes para hablar con mi amiga y ver cómo eran los planes para esa noche. La llamé y quedamos en encontrarnos en mi casa a las doce de la noche, lo que me daba casi dos horas. Tiempo suficiente. Así que finalmente lo invité a subir, con más dudas que certezas…

Ir a Post siguiente: 19. Un vaso de agua.

Anuncios

21 comentarios en “18. El encuentro, parte 5

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. ¿Usó el viejo truco del vaso de agua? Y para colmo de males tengo la sensación que usted cedió ante tan simplón ensayo de excusa para conocer su morada.
    Espero que no nos deje con este sabor en boca y se digne a continuar su recorrido.

    The T.
    Pd: ¿Mas dudas que certezas?

    1. Si, Sr T, más dudas que certezas. A esa altura de la historia ya no estaba segura que invitar a un desconocido a mi casa en la primer salida fuera una buena idea… pero odio quedarme con las dudas…

      Besos!

      D

  3. el sr T pide que siga escribiendo y ella lo complace, y nosotras, lectoras, felices que tenemos actualizacion todos los dias!!!

    que lindo que te la hagan facil, y no te den tiempo para pensar mucho!!!

    beso!

    1. Estefi: vos crees que escribo solo para complacerlo a él? mmmmmm… no se…
      Y si, siempre es mejor que no te den tiempo para pensar… sobre todo si sos medio obse como yo! Siempre hay tiempo para dudar…

      besos!

      D

  4. Nas!!

    Entiendo bien lo de “más dudas que certezas”, quízá más de lo que me gustaría entenderlo xDD

    Pero bueno, es un alivio saber que el enfermito no te arruinó la noche, y que Mr. zapatillas verdes hizo gala de su lado protector ^^

    Espero que hayas despejado tus dudas, me pregunto si llegó a tomar ése vaso de agua….xD

    En fin, nos estamos leyendo, hasta entonces…

  5. Nooooo!!! se que no escribis solo para él… pero me parecio divertido que en el post anterior él reclamo continuacion y vos no lo hiciste esperar. Igualmente creo que los que disfrutamos del relato somos muchos, y aunque ahora seas una mujer enamorada y le des ciertos gustos, es un lindo gesto de tu parte hacia sr T. y para nosotros que te seguimos! fue solo un halago!! el amor, el amorrr!!!!
    seguimos….. beso!

  6. Hola!!! Hacía un tiempo que no pasaba y el relato del encuentro me encantó, aunque espero el desenlace ;)… Yo también viví esa primera vez después de noches de chat e interminables conversaciones telefónicas… Y fue increíble, inolvidable…
    Te sigo leyendo!!!
    Besos =)

  7. si, sensacion de sentirme cuidada…eso es lo que aun sigo buscando, por eso nadie quedo dentro de mi vida…por el momento
    Mariana (la de barcelona, historia parecida, enfermito incluido, la próxima te pongo mariana de barna para que me ubiques!!)
    pd: no comento mucho porque estoy en un momento un poco especial de salud, pero te sigo!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s