21. En el horno…

Subió La Rubia y un rato más tarde llegó mi amiga J. a la que había prometido acompañar al cumpleaños y no pude menos que contarles todo lo que recién había pasado. J tenía alguna idea de la historia porque ya le había contado de los mensajitos por facebook. Les dije:

-Chicas, estoy en el horno

Les conté que me había dejado desconcertada y a la vez me había hecho pensar que podía haber algo más allá del sexo. Si bien no estaba del todo convencida si me gustaba o no, había algo que me atraía mucho y no podía dejar de pensar en él. Lo que más me complicaba era pensar que tal vez se fuera de vuelta a Brasil ese mismo lunes. En fin, mejor no pensar tanto -dije, cómo si eso me fuera posible. Tomamos algo y salimos. Antes de ir al cumpleaños pasamos a buscar a una amiga de J que estaba en la casa de un yanqui loco, que nos invitó con una copa de vino. Tomamos algo, nos reímos un rato y seguimos camino para el barcito donde se festejaba el cumpleaños. Era un bar chiquito y hacía calor. La mayoría de la gente estaba tomando algo en la vereda, adentro había un pista pequeña y música para bailar. Pedimos un trago y lo tomamos afuera, hasta que la rubia y yo escuchamos que la música de adentro empezaba a ponerse buena. J se quedó con su amiga en la vereda y nosotras entramos a bailar. Bailamos un rato solas hasta que se acercó un grupito de dos o tres chicos. Bailamos con ellos un rato y charlamos. Yo les daba charla para divertirme y para ver si había alguno que le gustara a la rubia. Eran muy chicos para mí, nunca me gustaron los pendejos. Y además no dejaba de pensar en El Viajero. Pero a La Rubia no le gustaba ninguno, y yo tenía muchas ganas de bailar, así que me puse a bailar con uno de ellos que se movía bien. Ya no recuerdo su nombre pero era dominicano, negro y bastante bonito, aunque un poco petiso. Tendría unos veintipico. Me contó que se volvía a su país al día siguiente y que ésta era su última noche en Buenos Aires; y me preguntó si quería terminarla con él. Pero yo no dejaba de pensar en El Viajero y la verdad, no me daban ganas. Le contesté:

-Acabo de conocer a alguien, que posiblemente sea mi futuro novio. Y la verdad no dejo de pensar en él… así que no, gracias.

Ir a Post siguiente: 22. En el horno… (2).

Anuncios

20 comentarios en “21. En el horno…

  1. Pingback: Bitacoras.com
    1. Nana… que velocidad!
      Debería aclarar que… cómo decirlo… si bien me dejó con las ganas de más… él se portó como un caballero y se ocupó de mí. Bueno, no hace falta ser obvios pero creo que se entiende, no?

      Besos!

      D

  2. Menos mal que te dejo una buena impresión…
    Quien sabe sino.
    Este tal vez tuviera una etiqueta que dijera: “El morenito” Y estaríamos en problemas.

    The T.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s