32. Dudas y más dudas… (3)

Me quedé muda. En la góndola del supermercado chino, con una lata de tomates en una mano y una caja de ravioles en la otra, El Viajero me decía que me quería. Y era la tercera vez que nos veíamos. ¿Que me esperaba a la quinta? ¿Propuesta de matrimonio? Menos mal que ya estaba casado… respiré aliviada. Quería responderle pero las palabras no me salían. No sabía qué contestar. Ni siquiera podía mirarlo a los ojos. Los segundos pasaban y con cada uno de ellos yo me sentía más hijadeputa, por no poder contestarle “yo también”. Obviamente me pasaban cosas con él. Pero no estaba segura y cada paso de él me hacía sentir más y más presionada. Y no funciono bien bajo presión. Balbuceando, le respondí algo asi como:

-Eh… mmmm… este… Creo que es mucho todo junto para mí, hoy. Voy a hacer como que no te escuché lo último…

Dije, haciendome la idiota, y sintiéndome una grandísima idem.  Contrariados los dos, fuimos hasta la caja, donde la discusión pasó a ser acerca de quién pagaba. El insistió bastante, pero no me parecía que él se ofreciera a cocinarme en mi casa y tuviera que pagar todo. Además estaba con poca plata. Me puse firme: pagué y nos fuimos. Subimos a mi casa y yo me sentía cada vez peor, pero ya no se si era mi cintura lo que más me preocupaba. Me senté en la cocina mientras él empezaba a cocinar, pero estaba con la mirada perdida, hundida en mis pensamientos y con cara de sentirme mal. El lo notó y me dijo:

-¿Porqué no te acostás un rato mientras te cocino? Se ve que te sentís mal, yo me arreglo acá…

Así que le hice caso, de paso me escapaba un rato de la intensidad de su mirada, que parecía que me quemaba. Me tiré un rato en el sillón del living a descansar mi cintura y tratar de ordenar mis pensamientos y emociones, que a esta altura ya parecían un corso de contramano. Pero no hubo caso: no entendía nada. Su aparición desde hace tres días había sido como un torbellino en mi vida, todo estaba mezclado y fuera de lugar. Terminó de cocinar, y debería decir que lo hizo muy rápido y muy bien. Se ve que tenía experiencia en la cocina.

-Hace dos años que no le cocino a nadie. Me había prometido no volver a hacerlo…

Dijo mientras lo ayudaba a poner la mesa y servir los platos. Comimos, en medio de silencios largos y miradas incómodas. De tanto en tanto volvía a insistirme con lo mucho que yo le gustaba, con que me quería. Y yo solo podía responder con silencios. Apenas podía tragar la comida de la angustia que iba creciendo en mi pecho. Después de uno de esos largos e incómodos silencios, se cansó y me preguntó:

-¿Qué pasa??

Y yo en vez de mantenerme en silencio o inventar alguna excusa estúpida le contesté, con total sinceridad:

-Es que me decís cosas tan lindas… Y a mí en vez de gustarme me ponen incómoda. Es que no sé que responderte…

-… será que no te pasa lo mismo…

Contestó, claramente molesto.

-No, no es así. En realidad no se qué me pasa, es muy pronto todavía, siento que me estás apurando. Me siento presionada. Como que estoy obligada a respondertelo con la misma intensidad y no me sale…

Le dije, pero él ya no me escuchaba.

-Mejor me voy. -dijo.

Ir a Post siguiente: 33. Dudas y más dudas… (4).

Anuncios

14 comentarios en “32. Dudas y más dudas… (3)

  1. Tu planteo es lo mas logico del mundo.
    El deberia entenderlo, no estan buenos esos momentos incomodos. Bien por vos, por no haber mentido, y decirle lo que te pasaba.
    Nada como la honestidad, ojala que no se termine por esto, pero el va tener que entender que lo que te pide es imposible.

  2. Des, que momento!!!! mucha presion!!!! me encanto tu reaccion, no fue liberador decirle realmente lo que te pasaba???
    y el pinche cabron encima se enojoooo y se fueee???? jajaja pero por favorrrr!!!!!!!!!!!!!
    Besos!

  3. Es que los dos tienen un punto! Era logico sentirse mas que presionada pero veo su lado también, él pensaba que a no pasaba nada de nada! Debe haberse sentido mal también.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s