48. To sleep or not to sleep? (5).

Pedimos la pizza finalmente, y comimos mirando un poco la luna y charlando de lo loca que había sido la última semana. Es  sorprendente la cantidad de cosas que pueden pasar en tan pocos días, y tantas otras veces pueden pasar semanas enteras y que no pase absolutamente nada. Terminamos de comer, y volvimos caminado para mi casa abrazados. O más bien, yo colgada de su espalda. En cada esquina nos frenábamos para besarnos y disfrutar de nuestra cercanía. Pero había un par de cosas que aún daban vueltas por mi cabeza. Por un lado lo del blog, por el otro lo que acababa de pasar un rato antes. ¿No era demasiado pronto? Ya habíamos dormido juntos ayer, y ya era tarde. ¿Daba para dormir juntos dos noches seguidas? Esto empezaba a asustarme un poco. Además todavía necesitaba un poco de libertad, un ratito de espacio para mí. ¿Cuándo iba a escribir en mi blog entonces? ¿Con él ahí? No, eso no daba. ¿Iba a dejar de escribir por él? No, tampoco me parecía…

Llegamos hasta mi casa y subimos. Nos abrazamos y nos besamos, tomamos un café y me dijo:

-Me voy a ir yendo…

Y se me quedó mirando. Supongo que esperaba que le pidiera quedarse, pero ya a esta altura necesitaba un descansito. Tanto amor de golpe satura un poco, o todavía no estaba preparada, no sé.

-Ok, terminemos el cafecito y te acompaño.

Nos despedimos en la puerta con un beso y un abrazo, y la promesa tácita de hablar al día siguiente. Antes de irse me besó, y me tocó tres veces seguidas el hombro con su dedo índice. Casi como un código, en clave morse. Ya lo había hecho antes y yo no le había prestado demasiada atención. O sí y me había hecho la tonta. Pero después de esa noche era imposible no entender. Tres puntos, como tres puntos suspensivos. … Obviamente era una forma de decirme lo que yo le había pedido que no me diga, cuando dije -no me apures. Seguramente lo mismo que me había dicho en la pizzería. Pero me daba la chance de hacerme la tonta y no contestar, y así lo hice.

Volví a subir pensando que al fin iba a tener toda la camita para mí, para dormir toda despatarrada como siempre. Solo que antes de irme a la cama, no se me ocurrió mejor idea que sentarme frente a la PC, que estaba apagada desde el viernes. Abrí la página de WordPress. Era muy tarde para ponerme a escribir, y tenía la cabeza llena de pájaros y de dudas, no había chance de concentrarme. Pero entré a curiosear, cuántas personas habían entrado, desde dónde… y para mi sorpresa veo que había una entrada desde facebook…

.

Del otro lado: Des-atragantando antes de atragantarse, vigésimoterceros.

Ir a Post siguiente: 49. El beneficio de la duda.

18 comentarios en “48. To sleep or not to sleep? (5).

  1. Por fin me puse al día (de esta parte de la historia) y me tienes completamente enganchada🙂 me encanta esta historia, es mejor que ver la tele.. ahora me pondré al día por el otro lado mientras espero la continuación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s