54. Mixed emotions. (2)

Ir a Post siguiente: 55. Mixed emotions. (3).

Domingo 05 de Abril de 2009.

Llegué del parque con las ideas y las sensaciones aún más mezcladas. O tal vez no tanto. Mi amiga Caro siempre tan fóbica y a la defensiva contra cualquier atisbo de enamoramiento, me había permitido darme cuenta un poco que yo ya no quería eso para mí. Me había ocupado de discutirle ideas que bien habrían podido ser las mías, poco tiempo atrás. Me empezaba a dar cuenta que ya no quería estar tan a la defensiva. Me daban ganas de jugarme un poco por lo que (creía que) me podía estar pasando. Además él me hacía sentir cuidada. Bah… casi siempre, porque el temita del blog… Bueno, no era fácil. Y no iba a ser fácil tampoco. Decía… llegué del parque, y aunque le había dicho que lo llamaba al llegar, no lo hice. Necesitaba aquietar un poco mis pensamientos y acomodar las ideas. Estirar un poco esos momentos para mí. ¿Estaba preparada para resignar todo eso? ¿Mi soledad, mis libertades, mis tiempos? Entre duda y duda, un sonido metálico insistente me despertó de mi letargo.

Era el timbre.

-¿Hola?

Pregunté, pensando si sería Caro que se había olvidado algo, pero era poco probable.

-Hola, soy yo. Necesito hablar con vos.

Dijo y era imposible no reconocer su voz. Se la notaba un poco dubitativa, pero era la de siempre. Me sorprendió.

-Hola… Pensé que habíamos quedado en hablar…

-Sí, pero no aguanté. Necesito que hablemos.

-Ok, bajo.

Le contesté, tratando de reponerme. Era un día con demasiadas emociones juntas. Bajé a abrirle. El clima era bastante tenso, en el fondo todavía estaba algo enojada. Subimos y empezamos a hablar. Fue una charla difícil y no podría reproducirla, hay cosas que son difíciles de recordar. Solo podría decir que me pidió disculpas, y me costó aceptarlas, pero finalmente lo hice, después de un buen rato de charla. Mis protestas eran porque me preguntaba cómo hacer para confiar en él después de lo que había pasado. Pero me decidí a hacer una apuesta. Al fin y al cabo la confianza al otro es siempre un acto de fe. Nunca hay garantías. El tema me angustiaba y seguramente solté más de una lagrimita. Mi angustia lo angustiaba a él también, seguramente porque veía tambalear la continuidad de la relación. Una vez superado el tema confianza surgió uno más difícil aún: lo que él había leído.

-¿Lo leíste todo?

-No. Leí 3 o 4 historias al azar.

No me animaba a preguntar cuáles, pero por su cara parecía que no había tenido buena puntería… o sí…

-mmm… y… ¿Cuáles leíste?

-Ufff… La verdad, hubiera preferido no leerlas, una peor que la otra… Todas escenas de sexo… una en un barquito… otra con un gallego del cual remarcabas sus aptitudes para lo oral… otra en la que te refregabas con un pendejo en la cocina de tu casa… ahí…

Señaló mi cocina, que estaba a poquísimos metros… Tragué saliva. Definitivamente había tenido mucha puntería. No todas mis historias incluyen sexo, pero esas tres justamente sí. ¿O será que lo leyó todo y me está mintiendo?

-¿Estás seguro que no lo leíste todo?

-Seguro. No hubiera podido…

-Es que a mi me parece que si lo lees todo, en orden la historia tiene un sentido. Tiene que ver con montones de cosas que me pasaban a mí mientras me pasaba todo eso. De cómo ese tránsito me sirvió para conocerme más, sentirme más segura… pero si leés por partes, son escenas relatadas con cierta crudeza… Nunca se me pasó por la cabeza que me iba a leer alguien que…

No pude ni decirlo. Nunca se me había ocurrido que podía estar en ésta situación. De quedar expuesta y desnuda ante alguien que me importa. Que me quiere, y que yo quiero. Ni siquiera se me había ocurrido pensar que eso podía volver a pasarme…

Anuncios

17 comentarios en “54. Mixed emotions. (2)

  1. La verdad, ¡que punteria! , fue a leer las historias mas fuertes!!!, de todos modos no dejan de ser parte de tu historia pasada, en la cual el no tenia cavida, no tenia derecho a leerlas sin tu permiso o sin que antes de leer vos le explicases como era tu vida en ese momento y por que decidiste escribirlo. besos Los sigo leyendo….

  2. Pera la pucha como son las cosas no??
    Dicen por ahi q uno debe caminar derecho porq nunca se sabe cuando te podes cruzar con tu pasado.. Bueh algo asi paso.. pero q mierda ibas a saber q justo te ibas a enganchar con un tipo q como a cualquier persona le gano la curiosidad…
    ( te leo siempre, comente una sola vez, cuando decias q ibas a dejar el blog por q habia pasado algo, ahora vuelvo por q… bien no se, pero se me dio por comentar)

    Besos!!!

  3. Que bueno que tuvieron la madurez, la valentia y las ganas de sentarse a hablar, eso ya dice mucho sobre los dos y sobre lo que podian construir.
    Que momento espantoso para los dos!
    besos

  4. Des, vos no tenes que sentirte mal ni por un instante!!! yo tenia un novio que decia: “no hagas preguntas de las que no queres saber las respuestas”, y es asi!!! si chusmeo que acepte que va a leer cosas que no le gustaron!!!!
    y otra cosa, decile a ZV que lo importante no es ser el primero, sino el ultimo!!!!!!
    Besos
    y caminar derecho???? que es eso????
    el que este libre de pecado que tire la primera piedra!!!!!!!!!

    1. Estefi: yo no tiro ninguna piedra, ni me arrepiento de nada. Y de hecho exactamente esa frase le dije alguna vez…
      Lo de no hacer preguntas es cierto… pero también a veces es inevitable hacerlas, no?
      Difícil…

      Besos!

      D

  5. Pingback: Trackback

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s