74. Entre la espada y la pared.

Ir a Post siguiente: 75. Entre la espada y la pared (2).

Del otro lado: Llevo…

23 de Junio de 2009 

Le contesté el comentario pero seguía sin saber que hacer. Iba, venía y caminaba mientras pensaba. ¿Ahora qué hago? Algo tenía que hacer, pero no sabía qué. Odio confesarlo, pero esto me pasa seguido. Sé que algo tengo que hacer pero no se qué. O sí, pero no me gustaba mucho la idea. Lo que estaba claro era que algo iba a tener que perder, por un lado o por el otro. Y había uno de los dos lados que me iba a doler un poco más. Después de dar vueltas como una boluda, chequeando obesivamente las estadísticas del blog, los comentarios, el facebook para ver si veía rastros de él sin resultado, seguía sin saber que hacer. Yo sabía que él estaba ahí, del otro lado, pegado al monitor como yo. Lo sabía, pero no podía romper esa barrera. No me animaba a llamarlo. Hasta que un buen rato más tarde sucedió. No me acuerdo si fui yo o fue él, pero nos comunicamos. Y debe haber sido algo como esto:

-Tenemos que hablar.

-Si… lo se… venís?

-En un rato.

La voz que escuché del otro lado era peor de lo que me temía. Una voz profunda, dura, en la que se dejaban traslucir la angustia, el enojo y la desesperación. No iba a ser una charla agradable.

Pasó una hora o dos y yo seguía inquieta como si me hubiera sentado arriba de un hormiguero. Recorrí cada recoveco de mi pequeño departamento como si pudiera encontrar la respuesta en algún rincón. Los comentarios de los lectores en el blog, que de a poco iban apareciendo me hacían sentir al menos un poco acompañada. Pero eso también lo iba a tener que perder. Lo sé, para ganar algo siempre es necesario perder algo.

Finalmente llegó. Tocó el timbre y subió, yo lo estaba esperando hace rato. Poco recuerdo de esa conversación. La angustia de ese momento me nubla la memoria. Recuerdo una mirada difícil de describir. Una mezcla de odio y tristeza absoluta se asomaban desde sus ojos, más verdes que nunca. Un vacío, un dolor, que eran como un abismo. Casi diría, una desilusión. Si, yo lo había desilusionado. No había sabido frenar a tiempo. Hablamos una rato largo. Por momentos, algunas lágrimas se escaparon de mi lado o del suyo. más del mío, diria, las de él parecían enredadas en su garganta. Las escuchaba cuando me hablaba.

-Basta. No aguanto más. No quise decírtelo antes porque pensé que te ibas a dar cuenta sola, que lo nuestro era más importante… Siento que estamos en el borde de romper algo, de quebrarlo. Espero que no sea demasiado tarde…

Sentenció abrumado, y no pude contestarle. Era como si una pinza gigante apretara mi garganta. Me faltaba el aire y hasta el corpiño me apretaba. Me lo saqué, como hago siempre que estoy angustiada.

-¿Qué pensas hacer?

-¿Con el Blog? No lo sé. No sé. Lo que escribí debería darme un tiempo para pensar. Dame un tiempo…

-¿Qué? ¿Me estas diciendo que tu decisión va a depender de lo que opinen tus lectores?

-No, no…

-No puedo creer que tu primera reacción fuera escribir, antes de llamarme. ¿Porqué no me llamaste?

-No sé. No pude. ¡Perdón!

-Y ¿Porqué escribiste eso entonces?

-¡No lo sé! Me salió así, sé que hice todo al revés. Pero sentí que iba a tener que parar y no quería hacerlo sin dar una explicación…

 

26 comentarios en “74. Entre la espada y la pared.

  1. Me sentí identificada con lo del blog. Una asume un compromiso con la gente que te lee y se siente pésimo si tiene que cambiar las reglas. Y el que te ve de afuera te dice: pero no tenés ninguna obligación de postear🙂

    Adhiero a que por suerte tenemos asegurado un final feliz

    Besos

  2. Creo que ahora tenes una linda historia con ZP para seguir contandonos, O inventanos algo! jajaja no puedo imaginar una despedida

    1. Lo de inventar era una de las opciones, pero la verdad no me veo. No se escribir historias de otros, se contar mi version de la mía. Inventar otra sería muy raro… Me parece más probable la otra, siempre y cuando haya algo que contar

      Ya veremos

      Besos!

      D

  3. Des, fue una situacion fea porque el morbo de ZP pudo mas, vos sos una autora contando una historia, que en realidad nunca sabremos si fue o no real.
    El se porto como un masoquista que busca sufrir, y te hizo pasar un momento muy feo q no te merecias.
    TU historia actual me sigue gustando mucho!!! y me pone muy feliz que estes bien…
    besos

    1. Totalmente! Historias impensadas hace unos años, no?
      Si, lo de escribir es nuevo para mí, pero me gustó. Siempre me gustaron las palabras, y escritas tienen un nosequé… Tal vez sea porque te dan la posibilidad de pensar antes de apretar “enter”, y en la vida soy tan atolondrada que la mitad de las veces me arrepiento de lo que digo, o lo que no digo.
      Me fui de tema…

      Besos!

      D

  4. el también te podría haber llamado en vez de postear.. igual esta pelea ya me aburre, loco, es tan dificil aceptar a tu pareja con su blog y sus historias? Es mas facil tomarse una birra y negarlas? Que onda???????’
    jajajaja me sacan!!!
    Des es ella con su blog de mierda o hermoso, como quieras verlo, pero es ella… no podes negar la realidad… en fin , nada….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s