Triste, Solitario…

Agosto de 2013.

-¿De verdad estás en lo de Franco?

Decía mi mensaje. Su respuesta no se hizo esperar.

-Si… ¿Por?

-Ya lo sé. Encontré algo… ¿De verdad estás en lo de Franco?

-…no.

-Vení a casa. Tenemos que hablar.

Dije, con el corazón latiendo a milquinientos por hora.

Y esperé, esperé y esperé. Algo. Una respuesta.

Hasta que finalmente apareció, después de cinco o diez larguísimos minutos.

-Voy. Estoy lejos, voy a demorar un poco. Si querés hago un bolso y me voy.

-No. Primero quiero que hablemos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s