Leyes de Murphy de las Citas.

¿Viste cuando salís con alguien y te quedas pensando -Qué al pedo esta salida, me hubiera quedado en casa mirando una peli y durmiendo…- ojalá que no me llame ni me mande un mensaje?

¿Viste cuando pensas -si no me hubiera tomado media botella de vino no lo tocaba ni con un palo- y encima para colmo de males el fulano la tenía diminuta?

Bueno, ese, justo ese, es el que SI llama.

Seguro.

3 comentarios en “Leyes de Murphy de las Citas.

  1. A mí me pasa, pero con todo el mundo, porque no me banco a nadie. Re mala onda jajaja Bueno, no siempre, pero debo admitir que soy un tanto ermitaña.
    Encima a veces pienso: no será que no es un presentimiento sino que porque pienso que va a ocurrir ocurre?
    Por ejemplo, cuando era pequeña iba a la plaza y presentía que alguien iba a venir y no terminaba de pensar eso que ya había alguien que me decía: ¿no querés ser mi amiga?
    “Bueno”, le respondía. Era como una mezcla de lástima por dejarle sin una amiga (?) y culpa por tener que rechazarle su amistad.
    Si lo veo de lejos creo que me sucedió en otros aspectos de la vida. El tema es aprender a decir que no. Es como comer una feta de jamón vencida que quedó en la heladera. Por más hambre que tengas, sabés que está vencida. Algo dentro te dice: no, ¿qué estás haciendo?
    Y si aún así te mandás la feta, después te queda el dolor de panza y decí gracias que sea sólo eso. ¡Basta de fetas vencidas!
    PD: no estoy de acuerdo con el asunto del tamaño. En todo caso, lo problemático es lo diminuto del plan de conquista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s