Neeeext… (3)

Septiembre de 2013.

Obviamente no volví a salir con el Boga, hablamos una o dos veces más, amablemente y le hice saber como pude que no estaba interesada. Aunque siempre me quedaré con la intriga de saber qué edad tenía realmente. Uno de esos días, boludeando en Badoo para evitar las conversaciones incómodas con mi ex, me encuentro con la foto de un senior muy interesante. Morocho, de cara agradable y una mirada intensa filtrada por unos anteojitos que le le daban un look intelectual muy sexy. Y a mi me pierden los seniores intelectuales. Cruzamos un par de palabras y empezamos a chatear. Venía bien, cocinero, pero ya no ejercía y se había montado una pyme con un amigo que parecía andar bien, separado, con un hijo chico, vivía solo, escribía sin faltas de ortografía y parecía haber leído al menos un par de libros. Como la charla venía interesante arreglamos para vernos. Un día de semana a la tarde me pasó a buscar por mi casa y fuimos a tomar algo en un bar de mi barrio. El pidió una gaseosa, yo un café, y empezamos a hablar. Cara a cara no era taaan sexy como en sus fotos, pero era claramente un senior interesante. Le conté un poco de mi situación mientras él escuchaba tranquilamente emitiendo de vez en cuando algún juicio de valor ante las actitudes de mi ex (-Ah… tu ex un pelotuuudooo, eh?). Después le pregunté por su separación. Su hijo era aun más chico que el mío y el decía haberse separado a fines del año pasado, cuando aún era un bebito de meses. Eso me sonaba un poco raro. Me contó una historia complicada. Su ex era adicta y paciente psiquiátrica y las cosas ya no andaban del todo bien cuando ella quedó embarazada. Que él se había hecho cargo del nene y que en realidad vivía con él y ella lo veía de vez en cuando, pero que ésta noche estaba con ella. Mientras hablaba de vez en cuando relojeaba su celular, al que le llegaban de tanto en tanto mensajes de WhatsApp de ella, hablando del nene. Todo un poco raro…

Pero seguimos hablando de todo un poco mientras las miradas comenzaban a hacerse un poco más intensas y yo empezaba a ponerme un poco nerviosa…

Le pregunté sobre su trabajo y porqué no ejercía más su profesión y me contó que le encantaba cocinar, que había trabajado en un hotel importante y le iba bien, pero que ya no se bancaba el ritmo loco de la cocina y que había elegido invertir en otra cosa y vivir un poco más tranquilo. Y yo que tengo la mala costumbre de decir lo primero que me viene a la cabeza, sin pensar, le solté:

-Viste lo que dicen de los cocineros…

-¿Qué dicen?

-Que son todos Putos o Borrachos…

-Pero yo no tomo alcohol… y lo de puto…

Dijo, mientras se acercaba y me comía la boca de un beso…

6 comentarios en “Neeeext… (3)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s