Coger como Mujer / Coger como Hombre.

Desde chicas nos enseñan que el sexo y el amor van siempre de la mano. Que tener relaciones es algo que una hace con un novio, cuando está enamorada o al menos en pareja, y que hay que esperar y sobre todo hacer-los esperar. A ellos (como si nosotras no quisiéramos, como si no lo disfrutáramos). La sociedad, la historia, la familia nos enseñan a ligar el sexo con las emociones, con el cariño, con el amor. A coger con todos los sentidos y con los ojos abiertos, compenetrándonos con el otro y siendo “uno” con él. Casi con esa fantasía de fusión y el ideal de “acabar juntos”, con el hermoso deslizamiento de sentido que permite confundir o intercambiar el `llegar al orgasmo al mismo tiempo´ con el `terminar juntos´, ¿casados? ¿Hasta que la muerte los separe?.

A los varones sin embargo se les enseña a coger de otra manera. Por eso será que ellos hablan de Coger mientras que nosotras nos quedamos con el empalagoso “Hacer el Amor”. Se les enseña a ponerla. Todas las veces que puedan y en cuánto agujero encuentren, y cuanto más mejor. Para ellos es importante la cantidad, el rendimiento y el tamaño. Y son más machos si la ponen más y mejor, priorizando la cantidad e incluso la diversidad de formas, tamaños y edades de partenaires… Será la biología, dicen algunos: ellos desperdigan su semilla, nosotras buscamos un compañero que ayude a defender a la cría. Yo prefiero creer que es la educación que recibimos, las costumbres de madres y abuelas y de la sociedad. Y los prejuicios. Y nosotras que nos conformamos.

De grande aprendí a Coger como Hombre. A mis casi 30 años, después de separarme de mi tercer novio y habiendo tenido muy pocas parejas sexuales, y tal vez después de una sobredosis de Sex and the City, un día decidí que tenía que aprender a coger como hombre.
Salí y lo hice. Al principio con más miedos y dudas que placeres. Pero estaba aprendiendo. Salía, conocía a alguien, me daban ganas y lo hacía. Sin amor, sin cariño, casi sin emociones. Solo sexo. Sin conexión emocional. Sin demasiados mimos, casi sin mirarse a los ojos. A veces con más ganas o más cariño que otras. Pero aprendí a separar el pasarla bien en la cama del enamorarse, del sentir.

Aprendí que tener una buena encamada no siempre implica quedarse llorando al día siguiente si el teléfono no suena, si no manda un mensaje.

A veces es necesario Coger como Hombre. Yo descubrí que a mi me sirvió para reacomodar mi autoestima. De una tímida introvertida que se creía el Patito Feo aprendí que puedo ser una mujer atractiva que puede cogerse al tipo que quiere. O casi. Me ayudó a sentirme segura y más tranquila. Y a dejar de buscar El Amor a la desesperada, con cualquiera.

Es el Amor lo que no hay que darle a cualquiera.
El Amor Propio. El cariño, eso es para una y él tendrá que ganárselo si lo vale…

El sexo….

El sexo está para disfrutarse, sin prejuicios.

(pero con cuidados, obvio)

6 comentarios en “Coger como Mujer / Coger como Hombre.

  1. Tal vez Hombre sea un genérico que finalmente se especifique en varón, tal vez sexo sea un genérico que termine especificándose en varón también… como si coger tuviera género… aunque finalmente sexo no tiene significación, es un vacío que desde cualquier sexo biológico se completa, incompletamente, con otro significante que tampoco tiene significación… muy interesante tu reflexión

  2. Estoy de acuerdo, pero deberíamos deJar de crear esas divisiones ligadas a estereotipos. Tanto coger como hacerel amor deberían ser lo mismo, para ambos géneros. No debería penalizarse a la mujer que disfruta coger sin sentimientos involucrados, o como decís vos “coger como hombre”. Está bueno igual aprender a que hay una diferencia y hacerla valer. Y que tanto mujeres como hombres deberían poder disfrutar del sexo sin culpas. Y también de hacer el amor cuando eso pasa.
    A mi me gusta coger, pero tuve que recorrer un largo camino para entender que los sentimientos se pueden y deben separarse y todas las demas cuestiones que nombras en esta entrada. Son cosas que nadie enseña y de las que nadie habla y deberían dejar de ser tabúes. Está bien que se hablen estas cuestiones, así tantas minas pueden dejar de sentirse bichos raros y ser personas que viven su sexualidad de manera normal y sana, siempre con los cuidados pertinentes, obvio.
    Para terminar creo que vale la siguiente reflexión: no hay que tener miedo al sexo, así como tampoco a hacer el amor! Ambos actos, si bien en escencia física son iguales, tienen connotaciones diferentes y ser concientes de eso, está buenísimo.
    Saludos, amo tu blog!

  3. Me gusta lo que planteás, soy cero feminista pero en este tema en particular el estereotipo me vuelve loca. Yo nunca me sentí cómoda con ninguna de las dos: hacer el amor me pinta una imagen de loquita ilusionada que mendiga cariño a seres superiores y coger me sabe a poco, para lo fisiológico me quedo con la mano. Necesito el mimo, los besos, una promesa mínima, un poquito de esfuerzo romántico, pero que no necesariamente implique pensar a futuro… así que con los años aprendí a amar por un ratito y me encanta!! cada vez que deseo a alguien quiero llenarlo de amor, y quiero darles mucho amor a todos. Eso incluye de todo, garche beso mimo cucharita, a mí me llena y somos todos felices.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s