Un Millón de Primeras Citas

Hace más o menos un año que vivo de primera cita en primera cita. Me aburren. Cuando no me aburren se comportan como ratas, o como pelotudos, o no me gustan ni un poco, o besan como el culo, o cogen peor. A esta altura ya no sé, si son ellos o soy yo. Que digo que quiero conocer a alguien que valga la pena, que me interese para algo más, pero a la vez no hay uno que me venga bien. Me pasé el invierno prácticamente encerrada, mirando pelis y comiendo, sin ganas de un pelotudo más, sin ganas de salir a cagarme de frío al pedo. Ahora que volvió el calorcito volvieron las ganas de salir, pero parece que no tanto. Parece que estuviera todo el tiempo buscando la excusa para tacharlos de la lista, para volver a casa con mis pelis, mis libros, mi paz. ¿Será que me estoy volviendo demasiado exigente? ¿Será que en el fondo no tengo tantas ganas de salir de la cueva? ¿Será que al final me da miedo darle una oportunidad a alguien?

Tal vez sea, un poco, en parte.

Tal vez que sea que las experiencias pasadas dejan aprendizajes, pero también miedos. Miedo a repetir los errores, miedo a volver a elegir como el culo. No tengo apuros, estoy bien sola, no me jode la soledad, son las frases que me repito como un mantra.

Pero a la vez extraño.

Extraño la complicidad de fundirse en un abrazo de esos que parecen arreglarlo todo por un instante. Extraño esos besos que te quitan la respiración, extraño las risas compartidas, las noches largas, las caminatas bajo la luna.

Pero como viene la mano todo eso va a tener que esperar, un poco más.

Quién sabe cuanto más.

Lo sigo intentando a pesar de todo. Parece que soy más optimista de lo que pensaba.

3 comentarios en “Un Millón de Primeras Citas

  1. Desencontrada, te leo desde hace años y creo que pocas veces he comentado. Din embargo, vivo de manera similar algunas de tus historias; … y también me ha pasado ese miedo a escoger mal. Yo creo que esta bueno ser optimista, y “seguir participando”, mas siendo consciente de lo que atraemos y de la efectividad de las técnicas/metodologias y nuestros comportamiento… que no es nada fácil por cierto. Yo sólo se.. que cuando me siento mejor conmigo misma, cuando controlo mi ansiedad, consigo candidatos que son respetuosos y caballeros, aunque no vuelvan a llamar… mas sigo participando🙂

  2. Bueno, tal vez porque me separe hace poco, cinco meses, no tengo tantas ganas de quedarme en casa mirando pelis y todavía me desvelo. Necesito llenar mi vida de otras experiencias sexuales, pero veo que no es facil manejar la propia ansiedad. Los hombres no son paquetes que una puede adquirir para sacarse las ganas. El desencuentro está ahora más que nunca, a la orden del día para mi. Son tan o más complicados que nosotras. Es dificil encontrarse con alguien aunque más no sea para tener una buena noche. aunque solo busquemos eso, eso no es poco amigas. No creo que pase por tus exigencias, pasa porque no es facil en si, no se puede forzar a que pase lo que no pasa por su propio peso, aun deseandolo con el alma. Eso sería muy new age: desear mucho algo para que el universo lo ponga en tu camino. No va pasar. Esas pavadas una las cree cuando pasa, y no pasa seguido. Sii seguis buscando es porque queres que pase. Pero Picasso decía si no me equivoco “no busco, encuentro” Solo que cuando hay un vació es dificil no buscar, y ni hablemos de encontrar. A mi me pasa algo asi, creo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s