Archivo de la etiqueta: Catarsis

Ilegalmente triste.

Mañana es el Día de la Madre, día en el que, salvo que hayas perdido recientemente a tu madre, no está permitido ponerse triste. Mi Madre está viva y goza de buena salud. No tengo “motivos” para estar triste. Pero como a mi me chupa un huevo lo que piense el resto del mundo lo digo igual.

El día de la Madre me pone triste.

       JÓDANSE.

Y si les molesta no sigan leyendo.

Si les interesa les cuento porqué.

Tengo recuerdos. Muchos recuerdos. De muchos Días de la Madre. Recuerdo levantarnos temprano con mi Papá y mi Hermana. Luego con mi Papá y mis dos Hermanas. Mientras Mamá dormía, en voz baja y cuchicheando preparar un buen desayuno, con bandeja para comer en la cama. Con la complicidad y la alegría de preparar una sorpresa, de agasajar a alguien querido. Recuerdo a Papá salir despacito a comprar medialunas. O Flores. O las dos cosas. Recuerdo ir caminando los tres o los cuatro, entre risitas ahogadas y cuchicheos, llevando la bandeja, las flores, el regalo. Recuerdo despertar a Mamá con el desayuno en la cama, las flores y el regalo cantando todos a coro

Felíz Día, Mamaaaaaa, Feliz Diiiiiaaaa mamaaaaaaaaaa, Feliz Diiiiiiiaaa, Feliz Diiiiiaaaaa, Feliz Diiiiaaa Mamaaaaaaaaa

Son recuerdos felices, cálidos y alegres. Mucho antes de las peleas y los gritos, mucho antes de que mis padres se separan. Todo eso tan lindo y tan pegado en mi memoria al “Día de la Madre”, eso que me gustaría experimentar, al menos una vez en la vida.

Eso que SE BIEN que NUNCA me va a pasar.

Déjenme estar triste en paz.

Y no me jodan.

Anuncios

Leyes de Murphy de las Citas.

¿Viste cuando salís con alguien y te quedas pensando -Qué al pedo esta salida, me hubiera quedado en casa mirando una peli y durmiendo…- ojalá que no me llame ni me mande un mensaje?

¿Viste cuando pensas -si no me hubiera tomado media botella de vino no lo tocaba ni con un palo- y encima para colmo de males el fulano la tenía diminuta?

Bueno, ese, justo ese, es el que SI llama.

Seguro.

Volver…

Junio de 2013

Las cosas venían mal.

Mucha pelea, mucha discusión. Él sin trabajo, yo trabajando en casa, con un nene chiquito, cruzándonos, tropezándonos, todo el tiempo. Cuentas a pagar, platos a lavar, niño que atender, todo era motivo de gritos y peleas. De vez en cuando yo me sacaba, me enojaba por su falta de iniciativa para salir a buscar trabajo o su poca colaboración en la casa y le gritaba:

-Me quiero separaaaaaar!!! En cuanto consigas un trabajo vemos cómo hacemos pero de acá te vaaaaaasssss!!

Pero así estaban las cosas. Hasta que un día miré a mi hijo que tenía apenas un año y medio, lo miré a él como tratando de recordar porqué estabamos juntos. Me puse a releer las cosas que escribimos cuando recién nos conocimos, aquel cuaderno en el que nos dejabamos notas y cartas en plena época de enamoramiento. Todo me pareció ajeno y distante, pero me puso un poco nostálgica. Porqué no volver a intentarlo, me preguntaba.

Un día en un rato entre paciente y paciente se lo plantee.

-Se que estuve un poco intolerante éste último tiempo, pero estuve pensando… el nene es chiquito, te parece si bajamos un cambio y lo volvemos a intentar?

-No tengo ganas.

Fue toda su respuesta, y por más que hablamos y hablamos no logré que me explicara porqué. Con un nudo en la garganta, más preguntas que respuestas y mucho enojo… esa misma noche descargué la aplicación de Badoo en mi celular y así, de un día para el otro, volvió Desencontrada, esa vieja y querida amiga…

siguiente post: Volver… (II)

Como hacerle perder una hora a una boluda.

 Suena el teléfono a las 8.15 de la mañana. Atiendo preocupada. ¿Será un paciente? Y escucho otra vez la maldita grabación de una encuesta de nosequemierda que dice: Si usted es mujer marque 1, si usted es hombre marque 2. ¿Qué carajo te importa? Corto.

Lareputísimamadrequelosparió. Otra vez esta mierda. Me canseee. 

Llamo al 147:

“Gracias por comunicarse con el Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Si su llamada es por una emergencia -blablablabla… de lo contrario marque 1 y será transferido al conmutador central del 147, el Servicio de Atención Telefónica de la Ciudad de Buenos Aires.”

Marco 1

“Para hablar con Atención Ciudadana marque 1″

Marco 1

“Para Reclamos y Quejas marque 1″

Vuelvo a marcar 1

-Buenos días, Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Habla Sabrina, ¿En qué lo puedo ayudar?

-Hola Sabrina, quería saber como puedo hacer para que no me llamen más de encuestas telefónicas a las 8 de la mañana?

-Ingrese por la opción: 1-1-3-1

-¿No es la que marqué?

-No, Ud marcó 1-1-1.

-Ok, tenés razón, vuelvo a llamar. Gracias.

-Ok. Gracias por comun…

Vuelvo a llamar:  147-1-1-3-1 Me atiende una grabación

-“Para el Registro “no llame” -marque 1 para dar de baja su linea (de baja? no tendría que ser de alta?) –2 para consultar si ya está registrada -3 para volver al menú anterior,  marque 0 (para qué?)”

Marco 1

-tututututu…

Me cortaron. …Ok. …Llamo otra vez 

Vuelvo a marcar 147-1-1-3-1….  Ohmmm…

“Para el Registro “no llame” marque 1 para dar de baja su linea 2 para consultar si ya está registrada 3 para volver al menú anterior, marque 0″

y esta vez pruebo con la opción 2

 -tututututu…

¿Otra vez me cortaron? La puta madre…

No me voy a quedar así… Vuelvo a llamar

147-1-1-3-1….

“Para el Registro “no llame” marque 1 para dar de baja su linea 2 para consultar si ya está registrada 3 para volver al menú anterior, marque 0″

y marco la opción 3

tutututu… 

¿Me cortaron otra vez? ¿Es joda esto? 

Vuelvo a llamar. A mi a cabeza dura no me ganan.

Cada vez entiendo más porqué los clientes nos puteaban tanto.

A ver. La reputísima madre, no puede ser tan complicado…

147 +1… “Marque 1 para hablar con Atención Ciudadana: -ok 1. Marque 3  para Defensa del Consumidor: -ok, 3. Marque 1 para el “Registro No Llame” 2 para otras consultas.” -Ok, probemos con el 2 a ver si me atiende alguien…

-chchhhh Bue-os dí-s, ha-la Ra-iro en qué l- pu-do ayud-r?- Me pregunta en medio de una interferencia espantosa. Me dan ganas de decirle -nene cambiá de headphone que ese anda como el ortoooo, pero no digo nada. Me alejo el teléfono de la oreja para no escuchar mi propio eco mientras le digo, tratando de mantener la calma:

-Hola Ramiro, es la sexta vez que llamo, estoy tratando de registrar mi numero para que no me llamen más de Call Centers o de encuestas telefónicas a las 8 de la mañana…

-La paso…

-No, no, esperá, esperá! Ya lo intenté varias veces, probé un par de veces en cada una de la opciones del automático y siempre me corta ¿No lo podés hacer vos? 

-No, desde acá no se puede. Igual eso es una preinscripción, despues tiene que ir Ud. al CGP a confirmarlo con los papeles…

-Ah, qué bueno! Qué faciles hacen los trámites… ¿Y qué tengo que llevar?

-La factura de teléfono y su DNI

-¿Y si soy inquilina se puede?

-hhmmmmsí (dice, no con mucha seguridad) por las dudas lleve el contrato de alquiler… (el contrato de alquiler? WTF!)-Ok… -digo resignada, sin más ganas de discutir.-Pasame entonces.

-La paso…

Y todo vuelve a empezar. Desde el principio!

 

Que suerte que ya no trabajo en un call center.